Martes, 6 diciembre, 2016

El Madrid hace la ola. Bueno para el Barça.
El Madrid hace la ola. Bueno para el Barça.

El Madrid hace la ola. Bueno para el Barça.

El 8-0 al Levante le va a venir muy bien al Barça. Lejos de recurrir al examen de conciencia, dolor de los pecados y acto de contricción, el Madrid se va de vacaciones montado en la euforia de la ola. Eso está bien, que se lo crean. La situación recuerda bastante a la del Barça mediocre de los sesenta y setenta, cuando el barcelonismo excalamaba: “ja tenim equip!” después de una exhibición puntual de su equipo. Luego llegaba un Real Madrid superior, ponía las cosas en su sitio y obligaba al Barça a iniciar un nuevo proyecto con fichajes, fichajes y más fichajes.

Estamos en las mismas, pero con las tornas cambiadas. En la Casa Blanca les gusta vivir engañados y el 8-0 no les deja ver la cruda realidad, que el Barça está por delante en todo y que igual que le humilló con un 5-0 en el Camp Nou, le puede volver a zarandear con un 2-6 en el Bernabéu, que no sería la primera vez en los tiempos recientes. Lo bueno para el Barça es que en Madrid ya se pide tiempo para consolidar el proyecto. O lo que es lo mismo, ya empiezan a dar la liga por perdida y se ilusionan con la Copa. Hay que entenderlo, si la gana el Madrid es señal de que no la gana el Barça. Un exitazo. ¿Pero de qué proyecto hablan? ¿El del villarato? ¿El de las anotaciones de un ex árbitro a sueldo del club para poner a caldo a sus antiguos colegas? ¿El de un entrenador peleado con su jefe? ¿El de un entrenador enfrentado con medio mundo? ¿El de un banquillo amante de jaleos y agresiones -lo de Silvino Louro, por reincidente, tiene tela-? ¿El de un entrenador que ya tontea con el Inter por lo que pudiera pasar? ¿De qué proyecto estamos hablando? Si se trata de pedir tiempo y margen de maniobra para consolidar ese misterioso proyecto, que sepa el Real Madrid que desde el Barça se lo van a dar todo. Cuanto más tiempo necesite Mourinho, mejor. Otra cosa es que Florentino se resigne a contemplar el paso del tiempo esperando que se materialice lo prometido mientras el rival sigue encadenando goles, éxitos y elogios por su juego.

Pero Florentino, que se lo ve venir, ha decidido pasar a la acción. Ya ha recibido de la Federación la insignia de oro y brillantes y entra con fuerza ahí para mandar. Da la sensación de que el presidente se arremanga y se propone marcar los goles que haga falta desde los despachos. Sin Laporta, el amigo de Villar, en la Federación y con Florentino moviendo los hilos, lo del supuesto villarato pasado puede ser un juego de niños comparado con la que se avecina. Quizá sea ésta la única solución para el Real Madrid, que Florentino se vista de corto y haga de Benzema desde la Federación. Es una apuesta. Un proyecto. Respetable, como todos. Veremos.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts