Jueves, 8 diciembre, 2016

¿Este es el seny de Piqué y Xavi?
¿Este es el seny de Piqué y Xavi?

¿Este es el seny de Piqué y Xavi?

Muchas veces dicen, los que realmente saben de esto, que es más difícil saber ganar que perder. Parece una tontería pero no lo es. Máxime cuando comprobamos con ejemplos fehacientes que la frase tiene su miga dentro del fútbol profesional y, sobre todo, cuando nos movemos en los términos de rivalidad deportiva que mantienen los dos grandes rivales de nuestro país, Barcelona y Real Madrid.

No hace falta recordar que el Barcelona se pasó por la piedra al Madrid hace unas semanas. Le ganó y bien ganado. Sin embargo, hubo jugadores del equipo catalán que no supieron digerir ese triunfo como demandaba la ocasión. Lo lógico hubiera sido presumir de lo propio y no tratar de hacer de menos a lo extraño. Pondré varios ejemplos que, de forma directa, pude comprobar desde la tribuna de prensa del Camp Nou.

En primer lugar, el gesto de Piqué con la mano arriba mostrándole a todo el mundo los cinco deditos nada más conseguir su equipo el 5-0. Sinceramente pienso que fue una acción que sobraba. Máxime cuando se supone, repito, se supone, que enfrente tenía a varios colegas de selección como Casillas, Ramos o Alonso. Igual no hay tan buen rollo entre ellos y eso llevó a Piqué a hacer el numerito, pero creo que se pasó dos pueblos. O cinco. A Xavi Hernández le pasó más de lo mismo. Comentaban los compañeros de El Mundo Deportivo que éste le ofreció a Lass Diarrá un balón a la finalización del partido diciéndole que ?así lo tocaréis un poco porque no la habéis olido en toda la noche?. Entiendo que, periodísticamente hablando, nuestros colegas no tienen ninguna necesidad de mentir, por lo tanto, si damos por buena la información, Xavi también patinó en la victoria. Igual se llevó la desagradable sorpresa de que Lass no le entendió ni palabra, pero creo que tratar de hacerse el machito ante un rival al que has aplastado sobre el césped es de mal deportista, mal compañero y, sobre todo, de un pésimo profesional. Igual que se dice lo bueno de él dentro del campo hay que retratarle también fuera.

Xavi y Piqué fueron dos claros ejemplos de falta de fair play con sus compañeros del Real Madrid. Puede entenderse que criarse en La Masía implica cierta dosis de antimadridismo, que todo lo que huela a blanco es escoria deportiva, pero lo de presumir del famoso seny del barcelonismo implica saber perder, lógicamente, pero también saber ganar. Con lo bien que hubieran quedado ambos celebrando su triunfo tan tranquilitos con su gente y lo mal que lo hicieron perdiendo las formas, con el arte de la chulería por bandera y la prepotencia propia de unos críos con un mal ganar. Tal vez podrían aprender ambos de Iniesta. Festejó el triunfo como el que más pero fue el único que se acercó a chocar la mano con Casillas cuando acabó el partido. Otros, en ese momento, sólo pensaban en reírse del contrario y en hacer la gracia. Que chungo es perder pero que mal ganar se gastan otros.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts