Sábado, 3 diciembre, 2016

España se le queda pequeña al Barça
España se le queda pequeña al Barça

España se le queda pequeña al Barça

El Bernabéu estalló en una atronadora ovación cuando el árbitro del Real Madrid-Sevilla señaló el final del encuentro. La felicidad para el madridismo es eso, que el Madrid gane y que el árbitro pite el final antes de que el rival pueda aguarle la fiesta. En el Barça las cosas son de otra manera, los 90 minutos saben a poco porque no siempre dan para llegar a los ocho goles. Últimamente hay que conformarse con cinco y esa asignatura está ya más que aprobada.

Mientras el Barça encadena festivales, el Madrid -tocado por la manita del Camp Nou- se las ve y se las desea para ganar por la mínima ante rivales que también se llevaron una manita a su paso por el Camp Nou. En Cornellà nos habían pintado una batalla sin cuartel en la que el Barça las pasaría canutas, pero lo que allí se vio fue un paseo militar de un Barça que metió cinco como podía haber metido diez.

El tema está tan claro que se confirma que la competición española se le ha quedado pequeña al Barcelona. Habrá que esperar los grandes duelos frente a los equipos más poderosos de Europa para ver al equipo de Guardiola en problemas. Y eso está por ver.

Las goleadas blaugrana van cayendo mientras el Madrid pierde los nervios, Mourinho se queja de todo: de los rivales, de los entrenadores, de los árbitros y hasta de sus propios jugadores y de su propio club. Teatro, puro teatro para enmascarar una realidad evidente: tampoco el Madrid de Mourinho es rival para el Barça. Y nada mejor que montar un numerito con el árbitro, con Valdano o con el propio presidente para que en los próximos días, sin liga por medio, se hable de cualquier cosa menos del ciclón blaugrana.

La Liga española ha perdido aliciente para el Barça. Los cientos de millones enterrados por Florentino sólo han servido para magnificar al FC Barcelona en una Liga que es cosa de uno.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts