Sábado, 10 diciembre, 2016

Qatar ¡Sin duda, sí !
Qatar ¡Sin duda, sí !

Qatar ¡Sin duda, sí !

Es increíble la enorme capacidad de autodestrucción histórica que tiene el barcelonismo.  Los enemigos del Barça se frotan las manos mientras el equipo maravilla por su juego  y resultados y es el referente mundial en todo lo positivo. Y mientras tanto, sea por intereses, envidias o rencores, se organiza y activa una campaña de acoso y derribo contra la junta actual absolutamente injustificable y perjudicial para el club.

Ahora toca el tema Qatar. ¡Insólito! Los mismos que callaron cuando se negociaba con China o Betandwin (recordemos que fue China quien dio el no definitivo), se llegaban a acuerdos con Kuwait y Uzbekistan, se permitía la publicidad de Nike con los reiterados y obligados cambios de colores (esto sí que es grave), la publicidad de tv3 e incluso, lo más inadmisible, se anteponía la marca publicitaria a la del club en la sección de baloncesto, ahora actúan de forma hiperactiva mostrando su oposición por haber conseguido un contrato que firmaría con suma satisfacción cualquier club o empresa del mundo. ¿O es que estos señores renunciarían en sus empresas a una  esponsorización así por dicha cantidad? Evidentemente, no.

Lo de Cruyff, escribiendo “no” donde antes había dicho “sí”, es un ejemplo muy claro de que no importa tanto el bien del club sino el de quien manda en él. Objetivamente, si no existen amiguismos o intereses particulares, es evidente que la gestión es impecable y el acuerdo con Qatar imprescindible para afrontar la difícil situación económica del club.

Las alternativas serían las de seguir vendiendo patrimonio o subir otra vez un 40% las cuotas de los socios ¿Alguien las prefiere? ¡Yo no, gracias!

Además, si tenemos en cuenta que la asamblea de compromisarios del 2003 aprobó por un 91% de votos a favor lucir publicidad en la camiseta ¿a quién le interesa crear esta absurda confusión? Esta bien que en Madrid cunda el pánico  y pongan el grito en el cielo. Es lógico, la habilidad comercial del Barça les enfrenta a un rival 30 millones más rico. Y eso pica. Pero tiene menos sentido que desde Catalunya se pongan palos a las ruedas y se torpedee la operación.

Se cuestiona a Qatar, aliado de occidente, con enseñanza y sanidad gratuita universal, con una renta  igual a la de Catalunya, que ha tenido como embajador representativo a un barcelonista excepcional que vivió y jugó allí como Pep Guardiola, que ha recibido de  la FIFA el mandato de organizar el Mundial 2022  y que la propia  UNICEF acepta compartir el logo con el de la fundación Qatar.

¿Qué puñetas de debate absurdo se ha creado? ¿A quién le interesa alimentarlo?

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts