Lunes, 5 diciembre, 2016

Alves-Barça: no hay acuerdo
Alves-Barça: no hay acuerdo

Alves-Barça: no hay acuerdo

El representante del jugador tiene una oferta del Manchester City en la que sus ingresos están dos millones anuales por encima de lo que le ofrece el Barcelona. Además, el jugador se quedaría con la mitad de los 25 millones que el equipo inglés está dispuesto a ofrecer por el internacional brasileño.

Contra eso, Guardiola está intentando hacerle ver a Alves que disfruta del privilegio de jugar en el mejor equipo del mundo y que en Manchester no será igual de feliz que en Barcelona. Incluso le ha puesto el ejemplo de Touré Yayá, quien decidió abandonar el Barça atraido por las libras esterlinas, y ahora, arrepentido, ha llegado a expresar una tímida insinuación para volver. Alves, de momento, no parece muy receptivo y sigue en sus trece de hacer las maletas el 30 de junio de 2012, cuando finaliza el contrato que le une al Barcelona. El técnico lo entiende y, a diferencia de lo que hizo Johan Cruyff con determinados jugadores que no quisieron plegarse a sus condiciones de renovación, él está dispuesto a disfrutar del juego de Alves hasta el último día aunque sepa que el 1 de julio de 2012 dejará de pertenecer al Barcelona.

El origen del problema nace en las negociaciones que Dani Alves sostuvo con Joan Laporta antes de que éste abandonara el cargo. Conocida la generosidad del ex presidente, especialmente cuando sabía que deberían ser otros los que hicieran frente a sus compromisos, a Alves le sabe a poco lo que le ofrece Sandro Rosell, un 60 por ciento del total como fijo, quedando el 40 por ciento restante como variable.

Sin embargo, la junta de Rosell, sabedora de que Guardiola quiere que Alves siga en dentro de su constelación de estrellas, está realizando un esfuerzo desesperado para encontrar soluciones imaginativas que permitan la continuidad del jugador. Por ejemplo, proporcionarle a través del bufet Quatrecases un plan de pensiones que aliviaría en un 29% los impuestos que debe pagar por sus ingresos. Otra fórmula es la de nombrar a Alves representante único en Brasil de Herbalife, uno de los patrocinadores más poderosos del club. Y una última fórmula de engrosar los ingresos del jugador pasaría por una ayuda en la contratación de un sponsor de equipamiento deportivo. A día de hoy Alves no tiene una marca que le patrocine, dado que Nike Brasil no está interesado en su imagen. Adidas le ofrece 600.000 euros anuales y Puma 400.000. Rosell trataría de que Nike España llegara al millón de euros.

El Barça lo intentará todo para que Alves se quede sin disparar la masa salarial de la plantilla, pero lo cierto es que el jugador no se muestra muy receptivo. No hay que olvidar que durante su etapa en el Sevilla Alves ya se negó a jugar un partido de Champions League en Greecia porque el club andaluz se negó a traspasarle al Chelsea hace cuatro años.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts