Sábado, 10 diciembre, 2016

El Barça vive su Edad de Oro gracias a Florentino
El Barça vive su Edad de Oro gracias a Florentino

El Barça vive su Edad de Oro gracias a Florentino

La Edad de Oro blaugrana se traduce el Ligas, Champions Leagues, Copas, Supercopas, Mundialitos y… Balones de Oro, muchos balones de oro, y de plata, y de bronce. El Barça le ha dado una lección de coherencia al Real Madrid.

Florentino Pérez quiso romper la banca comprando indiscriminadamente a los mejores. Quiso reunir el mejor álbum de cromos y fue haciendo hueco en el vestuario del Bernabéu a futbolistas que venían con el Balón de Oro bajo el brazo: Figo, Zidane, Ronaldo, Owen, Cristiano Ronaldo, Kaká… Todos ellos con gran renombre, pero ninguno de ellos ha sido capaz de volver a ganar el Balón de Oro vestido de blanco. Quizá porque esa asignatura ya la tenían aprobada y una vez en el Madrid de lo que se trataba era de ganar dinero sin más.

Mientras tanto, el Barcelona renunciaba a comprar Balones de Oro y se dedicaba a fabricarlos. Y así, después de Stoichkov, Rivaldo, Ronaldinho y Messi se convirtieron en los mejores futbolistas del planeta vestidos de blaugrana. Y el colofón llega este año: los tres finalistas del Balón de Oro no sólo son del Barça, sino que se trata de tres jugadores formados en la cantera blaugrana.

Mientras en Madrid andan preocupados por las micciones de Pep Guardiola, la mano de Piqué o las tribulaciones de un desplazamiento tormentoso, el Barça prosigue firme en su trabajo confirmando día a día su insultante superioridad sobre los demás, incluido el Real Madrid. Desde la capital llevan años empeñados en igualar a su equipo con el Barcelona. Ruido, sólo ruido. Cuando más cerca ha estado el Madrid del Barça los chicos de Guardiola se han encargado de poner las cosas en su sitio, con un 2-6 o con un 5-0. Es igual. Y no escarmientan. Siguen pensando que el Barça gana por los árbitros o por un supuesto trato de favor de la Federación. Parece que el 5-0, y la forma como se llegó a él, no es suficiente. Necesitan quizá un 10-0 para admitir lo que el planeta entero reconoce: nadie juega como el Barça. Nadie. Ni siquiera ese equipo formado por mercenarios que visten de blanco.

El Barça vive su edad de oro y reina en el mundo mientras los que están relegados al papel de comparsa echan mano de las bravuconadas de su entrenador, de las agresiones de sus jugadores o de los gestos grotescos de sus figuras para tratar de acaparar espacio mediático. Y lo consiguen. Ya que no pueden ser protagonistas en el momento de celebrar los éxitos, al menos les queda el consuelo de ocupar espacio en los papeles con sus quejas y alaridos.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts