Sábado, 10 diciembre, 2016

Por qué fue un repaso en toda regla
Por qué fue un repaso en toda regla

Por qué fue un repaso en toda regla

El equipo de Guardiola tuvo un 63% de posesión de balón, por un 37% el Real Madrid. Es el resultado de las diversas fases del juego en las que los jugadores barcelonistas movían la pelota mientras los madridistas miraban y se dedicaban a perseguirla sin éxito.

Los hombres de Mourinho cometieron 18 faltas fruto de su impotencia ante la superioridad del rival. El Barça sólo se vio forzado a realizar 10 faltas. Los madridistas se llevaron 8 tarjetas amarillas y 1 roja, por 5 amarillas de los barcelonistas.

El Barça tiró a puerta, entre los tres palos, 9 veces, con un poste incluido. El Madrid, por su parte, únicamente disparó en 2 ocasiones entre los tres palos.

“Hemos jugado muy mal -dijo Mourinho al término del partido-, no merecimos ganar“. Y añadió: “la derrota es fácil de digerir porque nunca tuvimos opciones para ganar“. Y uno se pregunta: ¿y para qué estaba él sentado en el banquillo? El que para algunos es el mejor entrenador del mundo -al menos es el mejor pagado- ni se atrevió a salir del banquillo para desfacer el entuerto, de ahí que el Camp Nou cantara a coro: “Sal del banquillo, Mourinho sal del banquillo…“.

El barcelonismo se tomó cumplida venganza de una de sus bestias negras. Nunca antes Mourinho había perdido por 5-0. Una experiencia más a añadir en su curriculum.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts