Sábado, 3 diciembre, 2016

Eduardo Losilla, el Gurú  de las Quinielas
Eduardo Losilla, el Gurú  de las Quinielas

Eduardo Losilla, el Gurú de las Quinielas

Eduardo Losilla, también conocido como “El rey de las quinielas”, sostiene que “éste es el mejor momento para que los apostantes modestos consigan premios con las quinielas”.

Eduardo Losilla considera que el momento que vive el fútbol limita las posibilidades de las grandes peñas, las que realizan las inversiones más fuertes, y por el contrario acrecienta las posibilidades de los apostadores más modestos: “Hace cinco años, Real Madrid y Barcelona conseguían el 60% de los puntos. Ahora ganan el 80%. Eso quiere decir que las quinielas son de 12 resultados, porque el Madrid y el Barça se juegan a fijo. Y podríamos añadir al Betis en Segunda, lo que reduce el azar a los once resultados restantes”.

Los premios ahora son más baratos –sostiene Losilla- , pero las posibilidades de que apuestas modestas se lleven buenos premios se dispara, porque los equipos buenos son cada vez más buenos y los malos más malos”.  Losilla se basa en que “entre el primero y el séptimo hay once puntos de diferencia. Y entre el séptimo y el último 11 puntos más. De antemano se sabe que la Liga es cosa del Real Madrid o el Barcelona, mientras que Valencia, Atlético, Villarreal y Sevilla se repartirán los cuatro puestos siguientes. Ya lo sabemos”. Eduardo Losilla lo tiene tan claro como que “se ha acabado aquello del equipo revelación. Ya no hay posibilidad de que salga un equipo revelación que rompa todos los pronósticos. Además, en cinco partidos, los de los cuatro primeros y el Betis, no hace falta recurrir a triples ni a dobles, porque tienen un resultado fijo”.

La lógica del fútbol actual de acuerdo con la situación de los clubs lleva a Eduardo Losilla a concluir que “los otros equipos, los que no luchan por el título ni por Europa, juegan simplemente a no bajar, a ganar en casa y a ir haciendo en campo contrario. 14 equipos están en esta situación y es relativamente sencillo apostar por ellos como equipos ganadores en casa. Ahora ya no se producen los “doses” como años atrás. Antes el 30% de los resultados eran de triunfo visitante. Ahora el porcentaje apenas llega al 20%. Esto es negativo para las peñas grandes, pero para las pequeñas, las que apuestan pequeñas cantidades, las posibilidades de premio aumentan considerablemente”.

Eduardo Losilla, que dirige la administración quinielística con mayor volumen de España, basa sus afirmaciones en su experiencia diaria: “Nunca como ahora habíamos repartido tantos premios. Esta semana, sin ir más lejos, hemos repartido 650.000 euros a una peña de chavales que habían jugado 40 euros. En la jornada 18 hubo otro caso de 550.000 euros con 80 euros apostados”.

El quinielista pequeño está de enhorabuena porque “ahora es más fácil conseguir 10 premios de 50.000 euros que 1 de 500.000. Hoy en día, por las circunstancias que rodean a la competición, el pelotazo de una quiniela rarísima es casi imposible, porque este es el mejor momento para utilizar la lógica”. Acertar matemáticamente los 14 resultados exige una inversión de 2.400.000 euros sin ninguna garantía, dado que el premio máximo medio se mueve entre los 200.000 y 300.000 euros.

Eduardo Losilla conoce el tema mejor que nadie. 60.000 personas visitan semanalmente su web, una web de culto, quinielista.com, buscando información. De ellos, 6.000 apostantes juegan cada semana utilizando sus servicios repartidos en 700 peñas. El negocio quinielístico lo montó su padre hace 50 años en una tiendecita de quinielas. Su padre y su tío empezaron a innovar en el tema con las apuestas combinatorias y la evolución del negocio les ha llevado a convertirse en la empresa líder en España en cuando a apuestas quinielísticas. La informática permitió una rápida evolución. De hecho su padre fue el primero que, en 1981, compró un ordenador para hacer quinielas. Hasta ese momento, tenían en el despacho a ocho personas que se dedicaban a rellenar las quinielas manualmente y pegar los sellos. Y empezaron a salir los programas, pero no había programadores. Por eso Eduardo Losilla optó por dedicarse a esa tarea. Era una manera de evitarse tener que rellenar los boletos a mano, porque los clientes acudían a la tienda y ellos les rellenaban las columnas. Dieron entonces con un programa funcional, megaquin, uno de los ocho que existen en el mercado, y decidieron regalarlo a los clientes, asumiendo el coste que ello suponía con la intención de que de cada 1.000 programas regalados 50 lo utilizaran. El tema era claro: “más programas, más premios, más suena Eduardo Losilla, más gente te viene a buscar. Lo cierto es que ahora son muchísimos los que vienen con el disquette a imprimir su quiniela”. Se trataba de dar para recibir. Y salió bien.

En 1997 aparecieron las primeras webs quinielísticas de manera muy rudimentaria, sin imágenes porque no se podía soportar su peso. Desde quinielista.com se dio contenido al apostante y se siguieron regalando los programas. En los dos últimos años se han llegado a producir hasta 100.000 descargas del programa quinielístico de Eduardo Losilla.

Ahora Losilla ofrece toda la información que necesita el apostante: clasificaciones, horarios, etc. a las 700 peñas que forman la gran familia de quinielista.com. De hecho, una de cada 20 quinielas que se juegan en España se sella ahí. Quinielista.com ofrece todo tipo de servicios tanto para el inversionista como para el que tiene la quiniela como un hobby que empieza a vivir el lunes recabando información, completa el viernes rellenando el boleto y culmina el fin de semana siguiendo los resultados de la jornada.

La peña más potente de Quinielista.com juega 90.000 euros semanales. Hasta hace bien poco llegó a jugar 200.000. Ésta es la peña que aparece en las informaciones de los medios de comunicación cuando se hacen eco de que Eduardo Losilla ha ganado uno de los premios gordos del juego. De los últimos 10 grandes premios que se han repartido en España, 4 han sido para esta peña. “El problema ahora –dice Losilla- es que ya no salen quinielas millonarias. Por eso insisto en que el actual es el mejor momento para el jugador modesto”. Losilla dice que “conozco gente que ha vivido de esto, pero eso era antes. Ahora se ha acabado porque la quiniela se ha simplificado y, paralelamente, los grandes premios se han complicado, por la situación de los clubs, los 3 puntos, la ley Bosman…”. La huelga de futbolistas y la aparición de la Lotería Primitiva supusieron un duro golpe para las quinielas en la década de los ochenta. El efecto se acusó y la recaudación descendió de forma alarmante, de dos mil millones de pesetas a seiscientos. Pero en los últimos años se ha experimentado una notable mejoría.
El problema es que ahora sólo mueven dinero en fichajes el Real Madrid y el Barcelona y sólo cuando este codo a codo que protagonizan los dos grandes club españoles concluya, de alguna manera podrá beneficiarse la parte alta del mundo quinielístico. La gran ventaja de las quinielas, como juego de azar, es que “aquí no puede haber mafias, es imposible poner a todos de acuerdo en 15 partidos”.

Eduardo Losilla insiste en que “estamos viviendo la edad de oro, el mejor momento, de la infantería. Los premios que salen son más bajos, vale, pero eso también quiere decir que las quinielas son más fáciles de acertar. Hoy en día es mucho más fácil acertar un pleno, aunque sea de 50.000 euros a nadie le amarga un dulce”. Y todo porque la competición lo ha puesto fácil: “existe un conformismo alarmante en los equipos. Ya no se plantean ir a ganar al Bernabéu o al Camp Nou. Juegan a ganar en casa y a no bajar. El porcentaje de sorpresas hace tres años era del 20-25%. Ahora está entre el 5 y el 7%. De cada 20 partidos hay una sorpresa, antes había 4”.

A PARTIR DE AHORA, EN MADRID-BARCELONA.COM APARECERÁ EN TODAS LAS JORNADAS UNA SECCIÓN QUINIELÍSTICA DE EDUARDO LOSILLA Y QUINIELISTA.COM CON ANÁLISIS, HISTÓRICOS, ESTADÍSTICAS, COMENTARIOS, PRONÓSTICOS…

 


COMENTA CON FACEBOOK



Related posts