Viernes, 9 diciembre, 2016

Mourinho, el rey de las trampas
Mourinho, el rey de las trampas

Mourinho, el rey de las trampas

A José Manuel Pinto la UEFA le sancionó con dos partidos por silbar. ¿Qué deberá hacer la UEFA ahora con Mourinho por alterar la competición autoexpulsando a dos de sus hombres? Pinto quiso hacer trampa y recibió su merecido. Ahora toca que el Madrid reciba el suyo.

No todo vale en el fútbol. El ex árbitro internacional Urízar Azpitarte explica hoy en el diario As sobre la actitud de Mourinho que “el Comité de Disciplina de la UEFA puede interpretar como acciones intencionadas o emanadas del entrenador, por lo que pueden sancionar a Mourinho. Y es por desconsideración a los principios del fútbol en un campo, por engaño. Provocar expulsiones intencionadamente o intentarlo por beneficio propio para la siguiente ronda está castigado. El engaño está sancionado por la UEFA. Seguramente, el máximo organismo del fútbol europeo abrirá un expediente para buscar las responsabilidades que puedan existir, y se basará en las diferentes imágenes que de lo ocurrido captaron las cámaras para llegar a una solución”.

Si el engaño está sancionado por la UEFA, Mourinho y el Real Madrid deben recibir un castigo ejemplar. El Madrid no tuvo bastante con vapulear ayer a un equipo entregado y derrotado de antemano, necesitaba volver a dar la nota con una nueva trampa que nada tiene que ver con los principios fundamentales de la deportividad. Alguien de la UEFA, que tan bien trató a Mourinho el año pasado con los arbitrajes que “disfrutó” el Inter, tiene que recordarle al Real Madrid que las eliminatorias se superan en el terreno de juego, no con trampas antideportivas.

Queda claro que Mourinho también le tiene miedo a la “maldición de los octavos” y recurre a cualquier triquiñuela para superar ese trauma que persigue al Real Madrid. Y con la bendición de Florentino Pérez y Jorge Valdano. ¿Qué fue del señorío del Real Madrid?

Esta mañana se ha sabido la intención de la UEFA de intervenir en el asunto de oficio por entender que el comportamiento del Real Madrid no se ajusta a los cauces de la deportividad.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts