Sábado, 3 diciembre, 2016

A Mourinho y a Cristiano Ronaldo, ni caso
A Mourinho y a Cristiano Ronaldo, ni caso

A Mourinho y a Cristiano Ronaldo, ni caso

Si hablan, que hablen. Pero prohibido entrar al trapo. El Barça es el campeón y el Madrid es el aspirante. Lógico que el que quiere cambiar el orden utilice cualquier maniobra a su alcance para desestabilizar al rival y tratar de ponerle nervioso con el objeto de lograr su fin.

Cristiano Ronaldo y Mourinho se juegan mucho a nivel individual. Más que el Real Madrid, que ya está acostumbrado en los últimos años a estrellarse en la piedra del Clásico. Cristiano Ronaldo, por ejemplo, se ha enfrentado 5 veces al Barça, 3 con el Manchester y dos con el Madrid y su bagaje goleador es de cero patatero. Pero no es eso lo peor. La imagen que ha dado en los cinco partidos ha sido patética: nervioso, desquiciado, torpe, espeso… A Cristiano Ronaldo le ha puesto Messi el listón muy alto. Está muy exigido en Madrid por quienes no se resignan a admitir que en este mundo no hay espacio para más número uno que Messi. El portugués no está a ese nivel y la ansiedad le puede en este tipo de partidos. Todo lo contrario que Messi, que con el Madrid delante se encuentra como pez en el agua. Observándole a lo largo de la temporada no es extraño esperar de Cristiano Ronaldo que mantenga su tono provocador y chulesco de siempre para intentar generar nerviosismo en sus rivales.

Y paralelamente, Jose Mourinho, que ha ganado 18 títulos en los útlimos 10 años, está obligado a ganar esta Liga. A ganársela al Barcelona. De lo contrario, toda su áurea quedaría en entredicho. De hecho, si Mou ha ganado 1,8 títulos al año de promedio, Guardiola, que en dos años ha logrado 8, presume de un promedio de 4. Existe aquí una evidente rivalidad, choque de egos, que Mourinho necesita desnivelar a su favor. Es tanto lo que se juega, que tampoco hay que ser adivino para prever que alguna barbaridad saldrá de su boca para soliviantar los ánimos. Es una realidad que con Mourinho los partidos se juegan tanto en el campo pero fuera de él.

Pero el Barcelona no va a caer en la trampa y sólo va a jugar un partido, el que se disputará en el terreno de juego. El Madrid que haga lo que quiera.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts