Domingo, 4 diciembre, 2016

Gravísima injerencia del Madrid en asuntos que le son ajenos
Gravísima injerencia del Madrid en asuntos que le son ajenos

Gravísima injerencia del Madrid en asuntos que le son ajenos

Si mal estuvo Mourinho poniendo en duda la profesionalidad y la honestidad de un colega de profesión acusándole de encarar un partido con la intención de perderlo, peor ha estado la reacción del Real Madrid como club dando por bueno el razonamiento incendiario de su entrenador y justificando su provocación.

El Madrid como entidad pierde su señorío cuando afirma, y lo firma con su escudo, que en las “declaraciones de Mourinho se constata un hecho objetivo y sancionable”. Es decir, que el Real Madrid, como club, es de la opinión de que se debe sancionar a Preciado por “tirar” el partido ante el Barcelona y da por supuesto que Preciado no quiso ganar ese partido. El tema es mucho más grave de lo que parece, porque ese comunicado lo firma el Real Madrid metido en la vorágine de que todo vale con tal de ganar.

Es por otra parte una injerencia intolerable en el trabajo de un profesional ajeno a quien se le quiere indicar quién debe y quién no debe jugar. La nota madridista queda en ridículo al considerar que el Sporting se lo puso fácil al Barça en el Camp Nou con los que ellos consideran suplentes. A la hora de la verdad, con los teóricos “titulares”, el Madrid venció por idéntico resultado en El Molinón.

Estamos ante un hecho que constituye un gravísimo precedente. No se trata en este caso de una bravucanada de un entrenador incendiario y paranoico, sino de la acción prepotente de un club que se siente por encima del bien y del mal y que decide que un equipo ajeno ha confeccionado una alineación que no es de su gusto y, como “hecho objetivo” que es, pide una sanción. Algo inaudito en la historia del fútbol.

La denuncia de Mourinho queda como un hecho objetivo y el Madrid lamenta el insulto y la descalificación de Preciado como si sus palabras no tuvieran su origen en una provocación en toda regla del técnico del Madrid.

El señorío blanco sigue goteando. Ya casi no existe. Ahora hasta quieren decidir las alineaciones de los demás. Esta vez se han pasado tres pueblos.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts