Viernes, 9 diciembre, 2016

El Barça ya es el equipo de España
El Barça ya es el equipo de España

El Barça ya es el equipo de España

Había un título que le faltaba al Barça. Era un título imposible por la situación política del país y por los años de NODO que formaron el espíritu nacional de los españoles en una dirección y un color, el blanco. Pero lo están haciendo tan mal que hasta han logrado convertir al Barça en el equipo de España.

El Barça cae bien porque sus cimientos son de aquí, porque juega habitualmente con siete u ocho españoles, porque esos mismos jugadores han llevado a España a la cima del mundo, porque juega bonito, porque va por la vida con la deportividad por bandera, por…

Dice Butragueño que a Mourinho no le han fichado para hacer amigos entre los demás entrenadores. Queda claro que le han fichado para que gane a cualquier precio. Al que sea. Aunque tenga que recurrir a ensuciar la imagen del club levantando el hacha de guerra contra todo el que se interponga en su camino. En apenas unos meses ya se ha peleado con los árbitros, los entrenadores y hasta con sus propios jugadores.

Florentino ha apostado por el triunfo a cualquier precio -veremos qué pasa si el triunfo no llega- y no le ha importado liquidar la imagen de un Real Madrid señor y generoso, especialmente en el momento de la victoria. Mourinho no sabe ganar y mucho menos perder. Por eso da miedo pensar en lo que será capaz de maquinar este hombre el día que llegue el momento de la derrota. Está bien, es una apuesta. Una apuesta, sin embargo, de club pequeño. El Madrid ha ganado demasiado como para lanzar ahora todo su prestigio por la borda encomendándose a un embajador muy poco recomendable. Las victorias no lo justifican todo.

Y resulta curioso comprobar cómo la corte mediática le ríe las gracias al cómico y se subleva cuando a alguien -Preciado- le da por contestarle y pararle los pies. Ahora resulta que el malo de la película es Preciado, porque al simpático Mourinho hay que dejarle hacer como si el fútbol español fuera su cortijo particular. No está contemplado en el guión que intervenga nadie más. Esto tiene que ser un monólogo y los demás, a escuchar y a callar. Mientras tanto, resulta que Guardiola mea colonia. Pues, a falta de otros argumentos, habrá que aprender a convivir con ello. Hay cosas peores.

Pero Mourinho no está solo. Si él intenta ganar los partidos fuera del campo, Cristiano Ronaldo se dedica a generarse enemigos allí por donde va. ¿No se habrán preguntado en la Casa Blanca por qué a Messi no le reciben “con ganas” en ningún campo y Cristiano Ronaldo tiene problemas con todo el mundo? Uno juega, el otro actúa. Es la diferencia. Uno cae bien y el otro es insoportable. Tanto mimo en el Bernabéu le ha convertido en un chico consentido…en Madrid, porque España entera le está esperando para mostrarle su opinión sobre las muecas, gestitos y bobadas que hace sobre los terrenos de juego.

Son tal para cual. Dios los cría y ellos se juntan. La vida les ha unido en el Real Moudrid, antiguamente el equipo de España y ahora en manos de dos portugueses sobrados de soberbia que aún no saben lo que en su día llegó a ser el Real Madrid.

 

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts