Sábado, 3 diciembre, 2016

¡Vestuario confidencial!
¡Vestuario confidencial!

¡Vestuario confidencial!

En el renovado vestuario del Camp Nou ocurre lo mismo. Ahí se juntan los Valdés, Messi y compañía antes y después de los partidos para compartir lujos y miserias. Las mejores y peores noticias. Por eso es fácil que se creen lazos muy fuertes entre ellos. En el conjunto azulgrana hay casos tan conocidos como Iniesta y Valdés, dos futbolistas que se conocen desde hace décadas. “Víctor es mi mejor amigo en el equipo. Jugamos juntos en categorías inferiores y en el filial. Entonces viajábamos en autobús por toda España y ahora lo hacemos por todo el mundo en avión”, recuerda en la revista ‘Four Four Two’.

Víctor se muestra ante los medios como un tipo hermético, mantiene siempre la distancia y transmite la mayor de las seguridades. Iniesta, en cambio, conoce al Valdés más cercano, el que considera un hermano mayor y anima muy a menudo el vestuario. “Siempre habla en voz alta, es muy expresivo, está un poco loco y es muy animado”, asegura. Para el de Fuentealbilla, Víctor no sólo es un amigo, también es un profesional al que admira. Iniesta conoce muy bien la historia de Valdés, uno de los mejores guardameta de Europa que durante años trató de escapar de los palos, un sitio donde no disfrutaba y era “motivo de sufrimiento cada semana”. Con los años, sin embargo, encontró la manera de vivir el fútbol de otra manera, a disfrutar en el campo siguiendo los consejos de Guardiola. Ahora, para Andrés, “si no fuera español, sería uno de los porteros más importantes de cualquier selección. No hay otro guardameta mejor blocando los disparos, su última temporada fue la mejor de su carrera”, recuerda.

Otro de los jugadores cercanos a Iniesta, el joven Bojan, ha encontrado en el de Fuentealbilla un de sus compañeros de confianza, sobre todo ahora que vive una de las temporadas más complicadas: sin suerte de cara al gol y con problemas de confianza. Para Iniesta, el de Linyola sigue luchando por triunfar en el club con la mejor cara a pesar de las dificultades. “Bojan siempre está riendo en el vestuario incluso cuando no es feliz”. En lo futbolístico, no tiene dudas de que el delantero acabará cerrando el debate sobre su futuro en el Barcelona con su trabajo. “Será un futbolista importante para el Barcelona. Quizás ahora no juega cada semana, pero siempre contribuye al equipo. Con goles, corriendo, haciendo diagonales. El preferiría jugar en el centro pero lo hace bien por la izquierda y la derecha. Es, sin duda, otro ejemplo del trabajo que se está haciendo en la cantera del club”.

Messi es otro ejemplo del tipo de futbolista que Guardiola quiere en su vestuario. El argentino es el futbolista más atrevido en un terreno de juego. Fuera de él es un joven tímido que parece ajeno a todo el ruido que generan sus asombrosas actuaciones. En el vestuario es respetado por todos. Ellos que entrenan a diario con él lo conocen mejor que nadie. Y cuando todo el mundo trata de encontrar los mejores adjetivos para describir su imprevisible repertorio, los futbolistas optan por lo meridiano: “Simplemente es el mejor jugador de fútbol del mundo”, dice Iniesta. Alves es otro jugador muy querido en la plantilla. Del brasileño se espera que sea un puñal en la banda y viéndole jugar parece que ese cuerpo encaje mejor con dos ruedas en lugar de piernas. Entre bambalinas, fuera del campo, sus compañeros saben que uno no puede despistarse un segundo con él. Pocos son tan bromistas como el brasileño, al que Iniesta define como “el más loco de todos”. “Siempre escoge la música en el vestuario, a veces es buena, otras algo terrible”.

En el otro lado está Busquets, un tipo que rehúye el protagonismo. En el vestuario se le ve hablando con todo el mundo. No tiene un ‘socio’. Del mismo modo que ocurre en el campo, es un jugador de equipo. Pocos como él conocen los entresijos de un vestuario. Ya de pequeñito visitaba a sus ídolos de la mano de su padre Carlos.

Entonces se colaba entre bastidores. “A mi padre le gustaba traerme y recuerdo que de esa forma conocí algunos de mis ídolos como Figo o Rivaldo”, asegura en la revista inglesa. “Ahora veo a muchos futbolistas que traen sus hijos y me doy cuenta que no hace tanto yo era uno de ellos”.

Convertido ahora en uno de los mejores mediocentros del mundo en tiempo récord, Busi se fijaba en jugadores más ofensivos cuando empezaba a calzarse sus primeras botas. Uno de ellos, su preferido, es uno de esos casos que la afición azulgrana recuerda con cierto desgarro. “Figo era mi héroe. Luego se fue al Madrid y fue imposible seguir viéndole de la misma forma. Entonces veía las cosas como aficionado, ahora soy profesional y veo las cosas de forma distinta”. Busi justifica en parte la decisión del portugués, ya que -dice- “los jugadores no pueden tener siempre el control de dónde van a jugar en el futuro, lo que el entrenador piensa de ellos o si el club ”. Busquets, sin embargo, no piensa coger el puente aéreo: “hay muchos equipos a los que preferiría ir antes que el Madrid. Para mí, que soy catalán, que juego en el Barça, sería difícil fichar por el Madrid”. Villa, uno de los recién llegados, ya conoce la idiosincrasia del clásico: “Ya he vivido la dureza de jugadores como Alonso o Ramos; espero lo mismo en el clásico. Además el Chelsea de Mou es el equipo más fuerte al que me he enfrentado”.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts