Sábado, 10 diciembre, 2016

El Madrid se abona a las goleadas (6-1)
El Madrid se abona a las goleadas (6-1)

El Madrid se abona a las goleadas (6-1)

Empezó algo flojo el Real Madrid o, mejor dicho, muy fuerte el Racing. Pero era cuestión de minutos que el Madrid se convirtiera en el amo y señor del encuentro. Con tanta pólvora arriba (Ronaldo, Higuaín, Di María, Özil), sólo había que jugar a adivinar quién anotaría el primero de la noche. El afortunado fue el ‘Pipita’ (10′), tras un impresionante pase largo del ‘Ángel’ del equipo.

La primera media hora, salvando los primeros minutos, fue un escándalo de buen fútbol y ocasiones. De hecho, en el minuto 22, Ronaldo ya había anotado sus dos primeros goles de la noche, gracias a unos sensacionales pases de Higuaín y Özil, respectivamente. Incluso Di María se atrevió con una chilena desde la frontal del área que se marchó lamiendo el poste. El Madrid luchaba, creaba y goleaba al descanso.

Y todavía faltaba lo mejor por llegar. Nada más comenzar la segunda mitad, Ronaldo conseguía el hat-trick y, diez minutos después, el cuarto de su cuenta particular tras transformar un penalti cometido sobre Di María. Aún faltaba el golazo de Özil para cerrar el marcador de los locales. Era el momento de introducir cambios.

A partir de ahí, se entiende una cierta relajación de los hombres de Mourinho, y el Racing se acercó en un par de ocasiones. Hasta que Diop anotó el tanto del honor. Un impresionante disparo que desvió, sin quererlo, su compañero Rosenberg al fondo de las mallas. No en vano, hay que destacar la actitud de un Racing que nunca se dio por vencido, e incluso logró tener el balón tanto como el equipo de Mourinho.

Ya sin cambios, Di María tuvo que abandonar el terreno de juego en los instantes finales y dejar al Madrid con diez, fruto del partidazo que se marcó el chaval.

Este es el Real Madrid que quiere el Bernabéu. Un equipo que juega al primer toque, muy vertical y con mucho, mucho gol, a la vez que recibe pocos tantos.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts