Lunes, 5 diciembre, 2016

Ozores, Esteso, Pajares y, ahora, Villarroya
Ozores, Esteso, Pajares y, ahora, Villarroya

Ozores, Esteso, Pajares y, ahora, Villarroya

La envidia es mala. Pero el hambre es peor. Es tan mala la hambruna que un mendrugo de pan puede llegar a saber incluso a gloria. Y tú has pasado hambre. Se te nota. ¿Envidia? También, también… Tu/vuestro Madrid -¿Imperial?- lleva tiempo sin echarse nada a la boca y confunde el pan seco con el caviar del bueno. Celebra las victorias como títulos contra equipos de opereta en la Liga y vitorea los triunfos ante comparsas de la Champions que en Europa ni están ni se les espera.
Sacar pecho por ganar al Milan, a este Milan, linda con la mediocridad. La celebración de Cristiano en el golito de falta a los abueletes rosoneros, la traspasa. Hablar de retrovisores y telescopios en el campeonato de Liga cuando lleváis años mirando con el Hubble a Barcelona, es de vergüenza ajena.
La buena noticia, Villarroya, que también la hay, es que a peor ya no se puede ir. No se puede caer más bajo. Después de ver al Barcelona alzar en dos temporadas ocho títulos y un Mundial y pasearse en ambas por el Bernabéu como Pedro por su casa con lección para la posteridad –Capítulo 1: Cómo levantarle una Liga al rival en sus morros con goleada de escándalo. Y Capítulo 2: Volver a aplicar lo aprendido en el Capítulo 1-, la cosa no puede ser más dramática. ¿O sí? No. Porque a este Madrid ya le toca ganar algo. Y en Catalunya quien más quien menos lo sabe y lo sospecha. Y lo cierto es que los deberes los estáis haciendo muy y muy bien.
Con el Barça rozando la excelencia se nos pidió más. Y lo hicimos: ganamos un Mundial para España y le mostramos al mundo en Sudáfrica que es y a que juega el Barcelona. Hicimos felices a los españoles, os hicimos felices –las panderetas y castañuelas rechinan con más fuerza en la Meseta-  pero la factura a pagar por ver sonreír a los vecinos de al lado está resultando demasiado cara. Nuestros chavales lo dieron ‘Todo por la Patria’ en África y a la vuelta  la Federación hizo el trabajo: les dio la puntilla con los bolos de México y Argentina. No hubo pretemporada. La preparación fue pésima. Y en Can Barça van cayendo todos como moscas.Y así cuesta más.
Por todo, el reto este año es mayor: luchar contra lo de siempre con un equipo mermado por los servicios prestados. Porque llegaran los ‘Villaratos’, ¡que no lo dude nadie! La ‘Marcha Blanca’ llamando a filas al madridismo y la Nueva Prensa del Movimiento utilizando a  tipos como tu para hacer el trabajo. Nada nuevo. En Barcelona, en Catalunya, hace mucho que vivimos entre el olor a naftalina y a formol que nos llega de una España fiel a su historia. Que es lo que es. Que como el Madrid avanza pero no progresa.

Xavi Mir es director del diario Gol

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts