Lunes, 5 diciembre, 2016

La mala relación de Guardiola y Rosell aplaza la renovación
La mala relación de Guardiola y Rosell aplaza la renovación

La mala relación de Guardiola y Rosell aplaza la renovación

Guadiola está plenamente centrado en su trabajo en el vestuario y en este momento no le preocupa su continuidad. Su idea es allá por el mes de marzo o abril ver cómo ha ido la marcha del mismo, ver si tiene la confianza de sus jugadores y entonces tomar una decisión.

Además, quiere ver cómo evoluciona su relación con la Directiva. Y es que el técnico no tiene un gran apego con Rosell y su junta. Han tenido bastantes desencuentros en los pocos meses que llevan trabajando juntos. No le gustó que le obligaran a vender a Chigrinski, le entristeció mucho que Cruyff tuviera que devolver de esa manera la insignia que le había concedido Laporta y no le ha gustado que el césped del Camp Nou haya sido un patatal, por poner unos ejemplos.

La relación, sin ser mala, es distante. Rosell ha intentado reconducirla en las últimas semanas, pero sin mucho éxito. Conviven y poco más.

Guardiola quiere esperar para ver qué sucede en los próximos meses. Tanto en el vestuario como en la Directiva. Y de eso dependerá su decisión de seguir o no. Y tampoco hay que olvidar qué sucede en el mercado internacional. Todos los grandes clubes europeos siguen a Pep.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts