Sábado, 10 diciembre, 2016

Villa rescata un punto ante un complicado Rubin Kazan
Villa rescata un punto ante un complicado Rubin Kazan

Villa rescata un punto ante un complicado Rubin Kazan

Guardiola salió con su mejor once ante un rival motivado después de la buena actuación que hicieron la pasada edición de la Champions ante el Barcelona (una victoria y un empate). Sin embargo, desde el primer minuto se vio que el mejor equipo del mundo intentaría jugar como le gusta, tocando, mientras que el Rubin Kazan planteó un encuentro defensivo para salir a la contra.

Sólo Pedro estuvo a punto de anotar el 0-1 en la primera mitad en uno de los pocos errores defensivos de los rusos. Su disparo se estrelló en el larguero. El Barcelona no encontraba los huecos y movía el balón horizontalmente, incluso abusó de los balones largos ante la falta de espacios. Pedro la volvió a tener justo antes de que el Rubin se adelantara en el marcador. 

Pues así fue. Víctor Valdés no acertó a despejar muy bien el pase de un compañero, y su rechace lo cazó la delantera local. Alves derribó al atacante ruso dentro del área y el árbitro no tuvo más remedio que señalar el claro penalti. Lo transformó Noboa (30’) a pesar de que Valdés adivinó su intención. A raíz del gol el Barcelona pudo empatar el encuentro en varias ocasiones pero siempre a balón parado.

En la segunda mitad el Barcelona salió con más mordiente, más incisivo y cercando el área rusa con más claridad aunque sin ocasiones. Saltó a calentar Messi cuando derribaron a Iniesta dentro del área, en el mismo lugar en el que Alves cometió penalti en la primera mitad, y el colegiado tampoco lo dudó. Villa transformó el gol desde los once metros (60’) a pesar de que a punto estuvo de detener el lanzamiento portero.

Acto seguido entró Leo Messi, que volvía tras su lesión, y cambió el encuentro. Leo dio mucha más velocidad al ataque azulgrana y empezaron a sucederse las ocasiones. Alves, Villa y el propio Messi pudieron adelantar a su equipo en diez minutos muy buenos de los hombres de Guardiola. Sin embargo el partido se volvió loco en los compases finales. Tanto fue así que Martins estrelló un cabezazo en la madera en el único remate a puerta del Rubin en la segunda mitad y, casi, del partido.

Al final, nuestro Iniesta, el de Stamford Bridge, tuvo la última para desequilibrar la balanza pero ya no se movió el luminoso. Con todo, el FC Barcelona regresa a la Ciudad Condal con un valioso empate que le mantiene líder de su grupo con 4 puntos a falta de que jueguen el Panathinaikos y el Copenhague.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts