Martes, 6 diciembre, 2016

El buen juego tampoco llega con la Champions League
El buen juego tampoco llega con la Champions League

El buen juego tampoco llega con la Champions League

Toco nuevamente sufrir ayer, esta vez en competición europea, la favorita del Real Madrid. José Mourinho optó ayer por un cambio de sistema situando un trivote en el centro del campo formado por Lass-Xabi-Khedira y situando a Benzema junto a Ronaldo e Higuaín en el ataque.

Cabe decir que el conjunto blanco fue el amo absoluto del partido, pero con una posesión de balón que no generaba todo el juego necesario. Un Auxerre bien plantado en defensa, al igual que hizo el Levante el sábado pasado, impedía al Madrid tener movilidad de balón. Pese al buen partido de Marcelo y Arbeloa en los laterales, el Madrid era incapaz de llegar a dentro del área con el balón controlado. Nuevamente, el Madrid se encontraba atascado.

En la segunda parte, buscando revulsivos pero sin Pedro León en el banquillo, Mourinho dio entrada a Di María y Özil por un ausente Benzema y por un trabajador Lass,  que uno de los que más peligrosos en el ataque, lo que no puede ser bueno en un quipo que jugaba con tres delanteros. Con el trivote roto, la imagen del Madrid mejoró y fruto de una conexión Özil-Di María, llegó el gol en el minuto 80, cuando ya la afición blanca preveía otro empate sin goles. Con la ventaja por la mínima, Mourinho dio entrada a Diarra por Higuaín, un cambio que en el Bernabéu estaría muy mal visto. Una victoria más por la mínima y la misma sensación que en otros partidos: falla el juego.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts