Viernes, 9 diciembre, 2016

La doble moral de Guardiola
La doble moral de Guardiola

La doble moral de Guardiola

España entera, y en especial los de la caverna mediática, debemos peregrinar de rodillas hasta Santiago de Compostela, para que el Apóstol nos perdone, por ser los culpables de la entrada de Uljfalusi a Messi; somos nosotros con nuestros comentarios, los que provocamos la crispación, y la persecución al equipo azulgrana, Guardiola dixit.

El que mea colonia nos deparó una rueda de prensa tras el choque frente al Atlético de Madrid, que no tiene desperdicio; él, con su gran sabiduría filosófica, nos descubrió a los pobres ignorantes, quien es el culpable de que a Messi le den patadas, ojo al dato que decía aquél, ya que nada más y nada menos son: Eduardo Inda, Tomás Roncero, Punto Pelota, Radio Marca, y todos aquellos que escribimos y participamos en tertulias de la mal llamada caverna mesetaria, que por cierto un mono de TV3 realizó un montaje sobre monos en un video con Guardiola, suponemos que se miraba al espejo.

Volviendo a nuestro tema, según el que mea colonia el jugador atlético no tuvo ninguna culpa, algo que reafirma el propio entrenador azulgrana en rueda de prensa, cuando dice que Uljfalusi no tenía intención de lesionar a Messi, es decir fue Eduardo Ingla quien dio la patada.

No termina la cosa ahí, ya que afirma que si el Atlético jugase con esa intensidad frente al Real Madrid le ganaría el partido, es decir está indicando que lesionen a Cristiano o a Özil o a cualquier otro, esto son lecciones de deportividad, y lo demás son cuentos chinos. Lo que es, es una muestra de la doble moral que se gasta este señor, quien por cierto no dijo nada cuando lesionaron a Cristiano y al Kun. Mejor, debió pensar, dos rivales menos.

La caverna catalana tampoco se libra de la doble moral, el lunes vimos en portada tanto en As como en Marca, como se criticaba la entrada, en cambio no ví nada parecido ni en el Sport, ni en El Mundo Deportivo cuando lesionaron a Cristiano, es más, dijeron que eran lances del juego, porque el portugués gambetea mucho,. ¿Se puede encontrar un ejercicio mayor de hipocresía y doble moral?

Si esto no es un claro ejemplo de la doble moral del que mea colonia y de la caverna catalana, que baje Dios y lo vea. Ah perdón, que Dios es Messi, y no lo podemos tocar; perdonen pero soy un hereje mesetario.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts