Sábado, 3 diciembre, 2016

Özil e Higuaín bastan para tumbar a un triste Ajax
Özil e Higuaín bastan para tumbar a un triste Ajax

Özil e Higuaín bastan para tumbar a un triste Ajax

El teutón fue el director del juego local y lideró la nueva etapa capitalina, la misma en la que Higuaín ha solventado sus vértigos con el gol europeo, y en la que se confía desde el Santiago Bernabéu para reverdecer la época gloriosa de principios de la década. Y máxime, ante uno de sus vetustas ‘bestias negras’, un Ajax lejos de su versión histórica, e intimidado ante la ausencia de su ‘artillero’ Suárez.

Por ello, ante la trascendencia de la cita, José Mourinho apostó de inicio con un dibujo ofensivo con todos sus ‘panzers’ sobre el maltrecho césped del Santiago Bernabéu, con Di María como única novedad en el once por Benzema, y con la baja de última hora de Sergio Ramos por molestias físicas.

Así, con la contundencia por decreto, el Real Madrid desperezó sus telarañas de los últimos años en competición continental y asedió con continuas embestidas al meta Stekelenburg, el mejor de los visitantes. Al principio con galopadas de ‘CR7’ y de Di María, y después, con misiles desde la frontal del francotirador Xabi Alonso.

Pese a todo, el muro ‘ajacied’ resultó infranqueable en los prolegómenos. No obstante, el dique terminó por romperse en el momento más inverosímil, tras córner y después de una carambola del internacional ‘orange’ Anita. Y es que nuevamente el ‘txuri urdin’ Alonso asistió impecablemente en un saque de esquina para que Higuaín, enemistado con el gol europeo pese a una cruceta previa, peinara el balón lo suficiente para que chocara por accidente con el zaguero holandés. Ahora, con la resistencia hecha trizas, las ocasiones se fueron sucediendo al compás que dirigía Özil, nuevamente el más imaginativo sobre el campo.

El alemán, el único en apostar por la diferencia, fue el estilete que buscó con su verticalidad la asociación del resto de compañeros, fijos como estacas e inmersos en el carril central. Por ello, y pese a que Ronaldo y Di María continuasen haciendo la guerra por su cuenta, fue el ex del Werder Bremen el que dirigió los cimientos de la nueva apuesta merengue.

Aunque al final se impuso el temple del teutón, que llegó a conectar con Di María para que Higuaín culminase su enemistad con el tanto en ‘Champions’. Con los tres puntos asegurados, y con la versión amable del Bernabéu disfrutando por primera vez en la ‘Era Mourinho’ del juego de su equipo, Cristiano y el atacante argentino fueron demarrando oportunidades, con Stekelenburg luciendo galones desde la portería.

De este modo, y con el coliseo blanco despidiendo a Özil como héroe de la nueva aventura blanca, el Real Madrid cerró su primer capítulo en esta Liga de Campeones con buena nota y con la sensación de gestar un camino que le acerque a los títulos tras años planos. El año 2002 fue la última vez que se coronó en Europa. Su redención dista a un paso menos de distancia.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts