Miércoles, 7 diciembre, 2016

La economía del Barça exige transparencia y seriedad
La economía del Barça exige transparencia y seriedad

La economía del Barça exige transparencia y seriedad

LA ECONOMIA, CABALLO DE BATALLA. La situación económica del Barça va a ser en las próximas semanas el caballo de batalla de una polémica en la que está en juego el buen nombre del club y su prestigio. De entrada, la directiva de Rosell ya denunció que el beneficio anunciado por la junta de Laporta no coincidía con los números de la auditoría, de beneficios se pasaba a cuantiosas pérdidas. Pero esto sólo es el aperitivo. Hay más, mucho más. Esta vez parece que va en serio lo de levantar las alfombras. La traca final se conocerá cuando la consultora internacional KPMG dé a conocer la ‘due diligence’ en la que lleva un mes trabajando y que no concluirá hasta finales de septiembre. En este análisis económico se entra en profundidad no sólo en el control de la facturas, sino en averiguar si el gasto era necesario y quién ha disfrutado o se ha beneficiado del mismo. Vaya por delante que estamos totalmente a favor de la transparencia económica ya que lo mínimo que se puede exigir a los directivos es rigor y seriedad en los números. Indemnizaciones como la que cobró el ex director general dos días antes de la toma de posesión del nuevo presidente alarman a los socios y levantan sospechas.

QUEREMOS SABER NOMBRES Y APELLIDOS. Hay cosas en la junta de Rosell que no funcionan. En la última reunión de la directiva se avanzaron datos de la ya famosa ‘due diligence’ y resulta que alguno de los diecinueve miembros se ha ido de la lengua filtrando a un diario de Madrid una información confidencial que está en período de elaboración. Mal favor le han hecho al presidente ya que este diario lo ha utilizado para convertir la noticia en un ataque frontal al club titulando en portada ‘Corrupción en el Barça’. La economía es un tema delicado en el que hay que mantener las formas para no perjudicar el fondo. Sandro Rosell prometió a los socios, como auténticos propietarios del club, que tendrían de primera mano toda la información económica en torno a la situación del club en la asamblea del próximo 17 de octubre. Estamos a favor de que se denuncie el despilfarro si ha existido pero con nombres y apellidos. No nos vale que digan que la junta de Laporta se ha gastado 420.000 euros en joyas y relojes. Queremos saber dónde se compraron y quiénes fueros los adjudicatarios.

LOS SOCIOS TIENEN DERECHO A SABER. Para saber si estos gastos son mala gestión, despilfarro, estafa o corrupción, no vale sólo con tirar la piedra y esconder la mano. Los socios tienen derecho a saber si la fiesta del champán de Laporta en Luz de Gas la pagó el club como fiesta oficial de celebración de título o como gasto particular del presidente. Los gastos de la directiva de Laporta tienen además un trasfondo político. Con elecciones a la vista, hay partidos interesados en que salgan trapos sucios del ex presidente para que sus opciones electorales se debiliten. No hay que caer en la trampa, ahora que el Barça ha comenzado con buen pie la temporada deportiva, el tema económico se debe aclarar pronto pero evitando a toda costa que se convierta en un culebrón de tertulias y en munición para los enemigos.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts