Domingo, 11 diciembre, 2016

Lección de Mascherano a Ibra… y a Touré
Lección de Mascherano a Ibra… y a Touré

Lección de Mascherano a Ibra… y a Touré

Pep Guardiola, sin entrar en detalles sobre el ‘caso Ibrahimovic’, ha dado alguna pista en sus últimas ruedas de prensa sobre las causas del desencuentro con el hoy futbolista del Milan.

En concreto, en la comparecencia del sábado, Pep fue clarificador cuando explicó que sus jugadores, sin excepción y por definición, deben entender que es el Barça -el club y el equipo- quien les hace grandes a ellos y no ellos quienes hacen grande al Barça. Los éxitos colectivos multiplican los éxitos individuales. Esa es la fórmula.

La filosofía de Guardiola, nunca mejor dicho si nos referimos al ideario que no ha asumido Ibrahimovic, es innegociable y ha sido asumida, desde el primer día, por la inmensa mayoría del equipo. Pero, pese a los ocho títulos conquistados con esa fórmula, ha habido excepciones. Por ejemplo, antes que Ibra, Touré.

Yaya, mal aconsejado por su representante, consideró que aquí jugaba pocos minutos para lo bueno que era él y en vez de asumir su cuota de protagonismo prefirió irse al City. Eso sí, Touré, mientras estuvo aquí y a diferencia de Zlatan, siempre interpretó su papel solidario en el equipo e incluso, en 2008, pospuso una operación de hernia discal para ponerse al servicio del grupo. Un gesto que la afición del Barça le reconoció y le agradecerá eternamente.

La cuestión es que Touré se ha ido y el Barça ha tardado en encontrar un futbolista de nivel para esa vital posición de pivote defensivo pero, por fin, ha llegado. Y la primera impresión de Javier Mascherano es inmejorable. Futbolísticamente tiene el nivel… y, lo mejor de todo, llega sabiéndose la lección que hay que aprenderse en el Barça: primero el equipo, luego yo.

El capitán de Argentina llega a competir con Busquets por la posición de Touré, pero sin exigir jugar más de lo que le corresponda y, a diferencia de Ibra, Javier se pone a disposición del grupo en lugar de pretender que sean los ocho campeones del mundo -más Messi y compañía- quienes se pongan a su disposición. Mascherano, en definitiva, entiende que crecerá en función de lo que crezca el Barça.

Y encima, Javier, renunciando a un millón de euros al año, ha dejado claro que para él es más importante ganar títulos que dinero. Otra máxima de este vestuario

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts