Miércoles, 7 diciembre, 2016

La noche que no durmió Guardiola
La noche que no durmió Guardiola

La noche que no durmió Guardiola

ANALISIS, REFLEXION Y DECISION. La decisión de fichar a Mascherano llegó tras muchas horas de reflexión. Cuando el Arsenal confirmó que no traspasaría a Cesc, Guardiola pensaba que con los jugadores de la cantera era suficiente para afrontar esta temporada. Además, la consagración de Busquets como titular indiscutible del Barça y de la selección española hacía más dificil encontrar un centrocampista con experiencia y preparado para ser carne de banquillo. A todo eso, la polivalencia de Adriano, el buen momento de Maxwell y la posibilidad de subir a jugadores del Barça B hacía más difícil encontrar una alternativa con garantías a Cesc. En el mercado hay dos tipos de jugadores: Lo buenos pero muy caros y los asequibles económicamente pero con más riesgo sobre su rendimiento final.

Mascherano no es un jugador que apareciera por casualidad en las listas de Pep y Zubi; de hecho, el verano pasado ya se planteó la posibilidad de ficharlo. Sin embargo, había algunos problemas. El primero, el elevado precio del traspaso y la ficha; el segundo, explicarle que aquí sería uno más; el tercero, que Busquets no viera amenazada su titularidad y el cuarto que Messi no se mosqueara si luego no jugaba su amigo.

Con todas esas variables, Guardiola pasó una noche en vela antes del dar el OK definitivo. A partir de ese instante todo fue muy fácil. Cuando el jugador se enteró del interés del Barça se disiparon todas las dudas.

Mascherano estaba dispuesto a renunciar al 20% de su salario, asumía que no sería titular, destacaba que los jugadores del Barça y de la selección son intocables y se ponía al servicio de Messi. Un ejemplo de profesional como demostró en su primera rueda de prensa. Por lo visto y oído hasta ahora, el jugador perfecto para Guardiola.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts