Miércoles, 7 diciembre, 2016

Mascherano paga por jugar en el Barça
Mascherano paga por jugar en el Barça

Mascherano paga por jugar en el Barça

Si todo termina tal y como está acordado por e-mail, el Barça acabará comprando a Javier Mascherano por muy poco más de lo que costó, hace un año, Dimitri Chygrynskiy. Eso sí, con dos diferencías. Una, que el nuevo fichaje es un jugador absolutamente contrastado, y dos, que el ex del Liverpool ha puesto de su bolsillo entre tres y cuatro millones de euros para llegar hasta donde el Barça ni quería ni, acaso, podía llegar.

Y es que, vistas las pretensiones del Liverpool, hubo un momento en que el Barça, literalmente, se plantó y dijo hasta aquí hemos llegado. Tanto es así, que Josep Maria Bartomeu, el jueves por la noche, se levantó un par de veces de la mesa para dar por finalizada la reunión que mantenía, en Manchester, con Christian Parlow (Mánager del Liverpool) y Eduardo Macia (Jefe de Ojeadores).

Los negociadores ingleses, que pedían primero 30 millones (no de euros sino de libras), sólo pudieron arrancarle al Barça un millón más de lo que le ofrecía el primer día. Es decir, que Bartomeu pasó de 19 a 20 millones de euros. No de libras. Una cantidad insuficiente que, con una oferta superior del Inter por Mascherano, hubiera impedido el traspaso… hasta que el jugador, que ya llevaba días de acuerdo con Zubizarreta, decidió poner dinero de su bolsillo para desbloquear la situación. Y la desbloqueó adelantando, según dicen en Liverpool, más de tres millones.

Cabe suponer, claro, que el Barça sabrá encontrar el modo de recompensar el gesto pero, en todo caso, la predisposición de Mascherano ya da idea de lo que el pivote argentino es capaz de hacer por jugar en el mejor equipo del mundo. Paga por vestir la camiseta del Barça, incluso sabiendo que no llega como titular indiscutible, sino para disputarle la plaza a Sergio Busquets. Todo lo contrario que Ibrahimovic, que quería (y quiere) ganar más que nadie y, encima, tener el puesto garantizado

El gesto de Mascherano, por inusual y extraordinario, merece el comentario porque es la excepción que confirma la regla. En el Barça estamos acostumbrados a todo lo contrario. A que los clubs vendedores le exijan y a que el Barcelona pague cifras desorbitadas por cualquier medianía y que esos jugadores (hay casos recienetes) se aprovechen de la situación para arrancar contratos desproporcisonado. No es el caso de Mascherano que, claro, no sabemos cómo acabará su etapa en el Barça, pero sí sabemos que la empieza mejor que nadie

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts