Sábado, 3 diciembre, 2016

Nada sería lo que es sin Ronaldinho
Nada sería lo que es sin Ronaldinho

Nada sería lo que es sin Ronaldinho

Si una vez en la vida, sólo una, hubiera una ocasión en la que deseásemos que la mejor ovación del partido se la llevara un futbolista del equipo contrario, ese día debería ser esta noche.

Ronaldinho vuelve al Camp Nou y antes de que toque el primer balón, lo justo sería que recibiera el reconocimiento que merecen quienes han cambiado la historia del Barça. Y Ronnie, es uno de ellos. Uno como Samitier, como Kubala, como Suárez, como Cruyff, como ahora Messi… y pare usted de contar.

El mejor Barça de la historia – que tanto estamos disfrutando – no podría explicarse sin hablar, probablemente en primer lugar, de ese Ronaldinho majestuoso que, desde su llegada en el año 2003, sacó al club, al equipo y al barcelonismo de la depresión absoluta en la que vivía.

Y es que, mientras Rijkaard construía la base de la excelencia que hoy ha alcanzado el equipo de Guardiola, la gente iba, llenaba el Camp Nou, no para ver al Barça sino para ver jugar a Ronaldinho. Un fuera de serie que enamoró a todos sus compañeros, que cautivó a la afición, que acabó haciendo campeón al equipo y que convirtió en barcelonistas a millones de niños de todo el mundo. Una aportación impagable.

Pero, quede claro, lo más importante es que su herencia es aún más grande que todo lo que nos dio en su vida blaugrana. Ronnie es el principio de un Barça que hoy no tiene límites. Sin él nada sería lo mismo. Fue único y será eterno

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts