Domingo, 4 diciembre, 2016

Galliani advierte a Rosell que si no afloja se irá a por Robinho
Galliani advierte a Rosell que si no afloja se irá a por Robinho

Galliani advierte a Rosell que si no afloja se irá a por Robinho

Galliani y Raiola llegaron a las instalaciones del club en el mismo coche. Las declaraciones del jugador sueco contra Guardiola no son más que un capítulo que hay que enmarcar en la estrategia pactada para forzar el traspaso del jugador con el mínimo coste posible para el Milan. Según La Gazzetta dello Sport, Rosell planteó a Galliani proseguir este fin de semana las negociaciones en Ibiza, lugar al que tiene previsto acudir el presidente blaugrana mañana, pero el dirigente italiano rechazó el ofrecimiento porque su intención era volver hoy mismo a Milán de la mano del jugador, pero no podrá ser. En el mejor de los casos podrá marchar mañana viernes.

A su llegada a las instalaciones del club Galliani dijo que “no puedo decir nada de las palabras de Ibra. La predisposicion del Barça es buena pero el principal problema es el sueldo del jugador“.

Rosell se mantuvo en sus trece de no aceptar jugadores como torna en la operación y Galliani no cedió en su postura de que la ficha del jugador es elevadísima y el Milan sólo puede afrontarla si el coste de fichaje es asequible. Por otro lado, en caso de aceptar la cesión, el Milan pretendía que, como mínimo, el Barça se hiciera cargo del 50% del total.

El tono de las conversaciones fue cordial pues la relación entre Galliani y Rosell, que hace años que se conocen, es excelente. Pero el dirigente barcelonista se encuentra ante la difícil tesitura de contentar a Guardiola, que quiere sacarse de enmedio al jugador, y más ahora, tras sus polémicas declraciones, y su obligación de velar por los intereses de un club que tiene la economía maltrecha y que no puede regalar jugadores a nadie.

En los últimos compases de la conversación, Galliani descubrió sus cartas, se decantó finalmente por la opción del traspaso, descartando la cesión, y desveló a Rosell el plan B del Milan, que no es otro que Robinho. Galliani jugó la carta del brasileño intentando suavizar la postura intransigente del presidente blaugrana y presionarle a la vez. El Milan sabe que Ibra sólo abandonará el Barça para vestirse de rossonero y utiliza esta baza para presionar y obtener el mejor precio, que nunca será los 60 millones que fijó Rosell como precio de salida.

Las tres partes quedaron en estudiar lo hablado y reunirse de nuevo mañana para cerrar el tema de una manera o de otra. “No hay acuerdo entre los clubs ni con el jugador”, dijo lacónicamente Galliani al salir de la reunión, mientras Raiola afirmaba: “me gustaria más que ellos -Guardiola e Ibra- hablasen, pero no el 1 de septiembre. Si tú sabes que hay que hablar, es extraño que no lo hayan hecho hasta ahora. Porque Ibra vino al Barça porque él quiso“. Está claro que si Ibra sigue en el Barça, su posición será muy incómoda.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts