Jueves, 8 diciembre, 2016

A una semana vista
A una semana vista

A una semana vista

Esto no para, parece que fue ayer cuando regresaban los jugadores de su breve descanso después del Mundial y ya estamos en los días previos al inicio del primer título grande del año. En el camino quedan los movimientos de plantilla, las agujetas y los planes a futuro, a partir de ahora las balas dejan de ser de fogueo y se entra en la dura lucha por la suma de puntos.

Y volvemos a tener un escenario en el que parte con cierta ventaja nuestro gran rival. Su ya conocido sistema y las incorporaciones por goteo para mantener, cuando no para aumentar, la calidad general de la plantilla, dejan poco margen al error. En los grandes equipos no es lo más complicado llegar a cuajar un grupo campeón con identidad propia, siendo esto ya de por sí un objetivo al alcance de pocos, resulta más complejo mantener el mismo nivel competitivo con el paso de las temporadas, el envejecimiento de los protagonistas, el desgaste propio del roce diario, las bajas de jugadores inimitables y, aunque parezca imposible, la rutina del triunfo, obstáculos que obturan la salida de talento necesaria para dar continuidad a un proyecto de éxito. Pep, con la aquiescencia de su Club, no solo consiguió el primer objetivo, sino que parece que, no exento de algún traspié, está dando estabilidad a su proyecto, dando además, un protagonismo estelar a la Masía.

En Madrid no tenemos la misma suerte, cuestión que puede y debe cambiar, no contamos con un proyecto hecho al que darle continuidad, sino que vamos en la búsqueda de ese anhelado fin que nos permita centrarnos en la mejora y mantenimiento en vez de en la búsqueda.

Mourinho fue el designado en esta edición para conseguir el cambio, va a necesitar en las próximas semanas de mucho tino, y de la connivencia de todos, ni es sencillo, ni creo que sea cuestión que, a pesar de la urgencia, pueda tener fecha límite.

En fin, la primera página oficial de este nuevo guión la escribieron anoche Sevilla y Barça, el desenlace de este primer envite no deja mucho lugar a la duda, uno de los esperados nuevos candidatos al título liguero caía de forma inapelable entre la madeja de buen fútbol que siguen trenzando los catalanes. Deseo, como creo que deseamos todos, una liga más competida, aunque en mi caso he de admitir que no por ello cambio mi candidato final, el Real Madrid, pero los primeros indicios vuelven a situar a los aspirantes a entrar en la lucha a una distancia excesiva de los dos grandes. Esto empieza y yo con muchas ganas de verlo.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts