Domingo, 11 diciembre, 2016

Cruyff no quiere paz en el Barça
Cruyff no quiere paz en el Barça

Cruyff no quiere paz en el Barça

Poco después de ganar las elecciones, Sandro Rosell telefonéo a Johan Cruyff para normalizar las relaciones entre ambos. Le propuso una cita para limar asperezas y el holandés respondió, en un arranque de soberbia, que sólo hablaría con él si se desplazaba a su propio domicilio en El Muntanyà.

Pese a que en círculos próximos al presidente se le desaconsejó aceptar dicha cita, Rosell acudió solo. Allí se encontró a Cruyff con dos satélites de su entorno, a quienes éste citó en calidad de testigos, lo que prueba la escasa predisposición que el holandés tenía hacia la consecución de una paz que beneficiaría a todo el barcelonismo.

Rosell le explicó el error estatutario de Laporta nombrándole presidente de honor, un cargo que no existe en el redactado de los estatutos del club. Y le dijo que no tenía ningún inconveniente en aceptar su nombramiento si la propia asamblea así lo decidía. A Cruyff no le gustaron las explicaciones y, según Catalunya Ràdio, dio por concluida la entrevista ofreciéndole un consejo.

Está claro que Cruyff no busca la concordia en el Barça. Ahora no mandan los suyos, él no puede aconsejar sobre el día a día del club y no está dispuesto a remar en la misma dirección por la que se mueve ahora mismo el barcelonismo. En los próximos días tendremos la oportunidad de comprobar cómo Cruyff se desmarca de la línea de la nueva directiva, que ha sido la más votada en la historia del club, detalle éste que, al parecer, carece de relevancia para Johan Cruyff.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts