Martes, 6 diciembre, 2016

Cambio de ritmo
Cambio de ritmo

Cambio de ritmo

El último amistoso que ha jugado el Madrid se puede considerar como el primer test real del estado de las mejoras que busca en esta pretemporada el equipo, jugar frente a un más que probable rival en la Champions, con la Bundesliga a punto de empezar y en el Allianz Arena, parece que es la forma más seria de ponerse a prueba, sin olvidar que en el camino blanco hacia su objetivo de acoplamiento táctico y mejora física todavía quedan dos semanas.

Para ese primer once faltaban elementos que sin duda van a ser importantes en la temporada, pero la primera alineación era de total garantía de nombres. Aun a sabiendas de que todos estos condicionantes restan un poco de realismo al ensayo, la verdad es que el Madrid mostró parcelas importantes de mejora, tanto en aspectos tácticos, normal a estas alturas y con la importancia del cambio que en el dibujo táctico ha supuesto la llegada de Mourinho, como con el manejo del balón, y no a causa de carencias técnicas sino por el poco tiempo de posesión que le dejó su rival.

Los cambios en los sistemas de juego necesitan tiempo, no se pueden implantar con una simple charla y requieren de la incorporación de automatismos en el terreno de juego que suponen para los jugadores un cambio radical de hábitos. Si como parece el rigor defensivo va a ser uno de los pilares en el juego blanco este rigor va a necesitar de pocos errores de concepción, y ése es el primer escollo en el camino madridista hacia su nueva velocidad de crucero.

En líneas generales, los componentes de la plantilla van recuperando su estado competitivo. En alguno de los casos parece que el periodo vacacional no les haya hecho ninguna mella, como es el caso de Iker. Preocupa el capítulo de lesiones por la dificultad que añaden a la compenetración de todos los jugadores en el nuevo sistema, aunque demasiado bien salen parados con lo movida que está siendo la pretemporada.

Aunque se podía haber esperado un inicio con un cambio de ritmo, con respecto a la temporada anterior, más radical, todo debe estar por llegar. No ha sido un verano con excesivos cambios en la composición de la plantilla pero sí en la concepción del juego y hay que darle un margen lógico al equipo para que traslade al juego lo que por ahora ve en las pizarras. Quedan muchas sesiones de entrenamiento que, en el aspecto táctico, se antojan esenciales. Una vez que empiece la competición oficial empezarán las prisas y éstas, no hace falta repetirlo, son malas compañeras.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts