Lunes, 5 diciembre, 2016

“No lo vendo ni por cien millones”
“No lo vendo ni por cien millones”

“No lo vendo ni por cien millones”

Arsene Wenger, el técnico del Arsenal, se lo dijo a un representante blaugrana: “A Cesc no lo vendo ni por cien millones de euros”. La propuesta por escrito firmada por el propio presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, que ofertaba 40 millones no fue estimada. El Arsenal nunca quiso vender, Wenger se impuso. Cesc sigue en el Arsenal. No pasa nada.

Todo acabó saliendo como esperaba Wenger, un técnico especialista en retrasar un año la llegada de los cracks del Arsenal al Barça. Lo hizo con Henry y ha vuelto a hacerlo con Cesc. El de Arenys era un gran fichaje, pero puede esperar.

Cesc ha luchado lo indecible para venir al Barça, pero en el 2003 ya estaba en el club azulgrana y se lo llevó Wenger cuando Xavi e Iniesta le cerraban el paso en el primer equipo. Cesc, agradecido, también amplió su contrato la pasada temporada hasta el 2015. Si no lo hubiera hecho podría haber presionado con más fuerza.

Laporta lo quiso fichar para dejar sellados los refuerzos en el último mes de su mandato, pero el Arsenal dijo NO a los 35 millones que ofertó el FC Barcelona, y al ex presidente blaugrana le hubiera encantado presentarlo, pero no pudo ser.

Tampoco ahora. El Arsenal nunca quiso vender y la nueva Junta tampoco ha podido cambiar esa posición. Xavi, Iniesta, Piqué o Puyol querían que viniera, pero Cesc, con todo el equipo en plenas condiciones tampoco era un titular indiscutible. En la selección no lo fue y en el Barça era, y es, una excelente opción de futuro.

Porque 48 horas después de ficharlo hubiera surgido la pregunta: ¿Dónde y por quién juega? El presente del mediocampo del Barça está en Busquets, Xavi e Iniesta, tres grandiosos futbolistas. El Barça tiene equipo suficiente para volver a ser el mejor.

Y es que con todo el lío de Cesc parece que el barcelonismo se ha olvidado de que se ha fichado a Villa, el mejor delantero del Mundial

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts