Sábado, 10 diciembre, 2016

Guardiola, el gran perjudicado
Guardiola, el gran perjudicado

Guardiola, el gran perjudicado

REPARTO DE RESPONSABILIDADES. El primer caso que nos ocupa es el culebrón Cesc. El fichaje parecía tan fácil que el socio y el aficionado ya le había visto mil veces en las portadas de los diarios deportivos vestido con la camiseta del Barça. Sin embargo, en esto del fútbol nada se puede dar por hecho hasta que se firma un contrato. De esto sabe, y mucho, Sandro Rosell aunque, durante la campaña electoral, desde su candidatura nos hicieron creer que traer al centrocampista del Arsenal era más que factible. No obstante, y en los tiempos que corren, es coherente que la actual directiva no haya alargado más el brazo que la manga y que mantenga su política de austeridad, pero claro, nos habían ilusionado tanto… Luego está el jugador. Cesc presionó a Wenger durante todo el verano pero le faltó el valor necesario en el momento justo. A todo eso, el gran perjudicado es el entrenador. Desconozco si tenía más esperanzas que el resto pero sabemos que para Pep era una prioridad incorporar al de Arenys.

LOS INTERNACIONALES SE VAN. Siete jugadores convocados con la selección española en pleno mes de agosto me parece inadmisible. Aquí, alguien tuvo que hacer más. Por un lado, los jugadores deberían haber negociado con Del Bosque y llegar a un acuerdo más favorable para los azulgrana. Ante un encuentro amistoso e intrancendente a nuestros jugadores les ha faltado demostrar más compromiso con el Barça y Guardiola. Por otro lado, el club, como institución y como actual campeón de Liga debería haber presionado más a Villar y conseguir que liberara a más jugadores. Si en estos momentos que el Barça está fuerte como equipo y los jugadores son los mejores del mundo no hay fuerza suficiente para presionar, no se conseguirá nunca. El gran perjudicado, una vez más, el entrenador que se queda sin Cesc y sin siete titulares. Mientras, se jugará la Supercopa de España más devaluada de la historia. Ya no importa ganarla o perderla. Que pena.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts