Miércoles, 7 diciembre, 2016

Guardiola, Ibra y Eto’o
Guardiola, Ibra y Eto’o

Guardiola, Ibra y Eto’o

Hace dos años, por estas mismas fechas, el Barça se iba de gira a Estados Unidos con su delantero centro en entredicho. Más o menos como ahora, que viaja a Corea y China con el delantero centro cuestionado. El delantero centro del 2008 era Eto’o y el del 2010, Ibrahimovic. A Samuel le querían echar y Zlatan quiere irse y no se crean que en el club hay un especial interés en que se quede. Oficialmente, por las dos partes, sí. Pero la experiencia nos ha demostrado sobradamente que en estos casos lo oficial es lo menos creíble. El quid de la cuestión es que no hay en el mercado club con el dinero suficiente como para pagar un gran traspaso al Barça y la superficha del jugador. O sea, exactamente lo mismo que sucedía en el verano del 2008 con Eto’o.

Pues bien, hace dos años, el delantero centro decidió seguir siendo el mejor goleador de Europa y recuperar, así, la confianza del entrenador. No bajó la guardia en ningún amistoso, peleó como si fuera un chaval de la cantera y marcó dos goles al Chivas y otros dos al Red Bull, los rivales de aquella gira. Guardiola quedó encantado del “problema” que le planteaba Eto’o. Le mantuvo como titular indiscutible y el camerunés ayudó a ganar todos los títulos habidos y por haber. Y aunque al acabar la temporada se produjo su marcha definitiva, no debieron quedar tan mal cuando Samuel acaba de reconocer que aconsejó al Inter que fichara a Pep cuando Mourinho se fue al Madrid. Eto’o será todo lo egoísta o rebelde que ustedes quieran, pero sabe reconocer a los que, como él, lo dan todo por su equipo.

Dos años después, Guardiola espera lo mismo de Ibrahimovic. El sueco haría bien en tomar notal de la actitud de Eto’o en aquella pretemporada. No le pedimos que marque dos goles cada partido, pero sí que demuestre de forma inequívoca que está por la labor de seguir en el Barça. Le queremos ver comprometido e ilusionado. De las actitudes de las personas se sacan más conclusiones que de sus respectivos talentos profesionales. Si Ibra quiere seguir siendo importante en el Barça, ha de empezar ganándose el puesto en estos partidos de preparación que a lo mejor a algunas estrellas no les viene muy de cara jugar.

Vamos a dar un margen de confianza al sueco. Vamos a creer que ha entendido que Guardiola no le asegure la titularidad… ni a él ni a nadie, que conste. Y que no hay celos con Messi ni con Villa. Y que su representante va por libre y que las irresponsabilidades que suelta de vez en cuando no son compartidas por el jugador. Vamos a creerle, de verdad. Pero para ello necesitamos un gesto y lo queremos ver en estos partidos de la gira asiática. Ibra tiene que hacer el esfuerzo para adaptarse al fútbol que juega el Barça, ¿vale? Hablamos después de la gira…

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts