Viernes, 9 diciembre, 2016

Raúl, un adiós distinto
Raúl, un adiós distinto

Raúl, un adiós distinto

El Madrid de Mou ha echado a Guti y le ha dado un empujón a Raúl. Ambos forman parte de la vieja guardia, pero son dos despedidas diferentes. El centrocampista se va con 2,7 millones de euros al Besiktas, la pasión turca, un destino que parece adecuado a su carácter. Sin embargo, la trayectoria y el simbolismo de Raúl merecen un tono exclusivo. Raúl ha sido uno de los grandes. Guti, un excelente futbolista, excesivamente irregular para su talento.

El barcelonismo ha mantenido siempre una relación especial con los jugadores del Madrid a lo largo de la historia. Se admiró a Amancio o a Pirri, pero Gento y Benito no cayeron tan simpáticos. Butragueño fue honorado y siempre respetó al Barça en sus declaraciones. La antítesis del Buitre fue Michel, poco apreciado en el Camp Nou.

Guti estaba más en la órbita de Michel hasta que el programa de humor de TV-3 Crackòvia lo convirtió en un personaje marchoso y divertido. Pero el barcelonismo siempre respetó a Raúl como gran profesional. Al capitán blanco le sobró aquel dedo silenciador en el Camp Nou pero estuvo siempre más en la línea de Butragueño. Futbolísticamente ha sido muy grande y merece el elogio de todos los aficionados al fútbol al concluir su brillante etapa blanca. La marcha de los dos no es buena para el Barça. Ambos mandaban mucho en el vestuario, pero Mourinho ha liquidado esa regla.

Desde que Luis les cerró la puerta de la selección, ésta ha ganado una Eurocopa y un Mundial. El Madrid sin Raúl mejora seguramente la relación del grupo en el vestuario, pero pierde un referente. Raúl no ha podido acabar su carrera en el Real. Lo hará en el Schalke. Necesitaba respirar fútbol en otra habitación

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts