Jueves, 8 diciembre, 2016

Hermel – Amigo, ésta no te la perdonamos
Hermel – Amigo, ésta no te la perdonamos

Hermel – Amigo, ésta no te la perdonamos

Dice un viejo refrán popular francés que “un hombre infeliz se ahogaría en su escupitajo”. La imagen no es muy elegante, lo reconozco, pero se adapta perfectamente a lo que ocurrió con Cristiano Ronaldo al final del partido contra España.

Nadie puede dudar de la desesperación que sintió el portugués por esta cruel derrota, ni que tiene todo el derecho del mundo a no querer hablar ni a ser filmado en este estado poco glamouroso. Sin embargo, escupir a la cámara como lo hizo es un acto inaceptable e indigno de un ser tan emblemático como Cristiano. Una conducta impropia de alguien que, incluso cuando se pone la camiseta de Portugal, sigue representando al Real Madrid.

Cuando Leo Messi escupió a Duda durante un encuentro que enfrentaba al Barça con el Málaga en noviembre de 2008, el mundo culé (club, afición, prensa) intentó quitarle importancia, incluso tapar este asunto tan feo. El madridismo no va a ser tan laxo con Cristiano, a pesar del inmenso cariño que siente por su jugador insignia.

No me extrañaría que los responsables del Madrid le hagan entender, de una forma u otra, que este tipo de actitudes no corresponden al señorío promovido por el club blanco. Y que no le va a ayudar a ser mejor recibido en los diferentes campos de España en los que tanto le han abucheado.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts