Viernes, 2 diciembre, 2016

Enric Bañeres – Messi-Ibra-Villa
Enric Bañeres – Messi-Ibra-Villa

Enric Bañeres – Messi-Ibra-Villa

Pueden discutir todo lo que se quiera sobre las diferencias entre la selección española que ya está en cuartos de final de Sudáfrica y la que hace dos años ganó la Eurocopa, pero a mí me parece que estamos ante otro equipazo llamado a hacer historia. Y veo más semejanzas que diferencias. Por ejemplo, que Xavi e Iniesta han recobrado el protagonismo estelar, lo mismo que sucedió en la selección de Luis Aragonés, cuando entonces venían de una temporada gris con el Barça de Frank Rijkaard y su ‘caché’ internacional todavía estaba por estrenar. En aquella selección jugaba como medio centro defensivo Marcos Senna, un hombre de perfil más parecido a Touré Yaya que a Sergio Busquets. Esta puede ser la disculpa a la que acogerse Vicente del Bosque para situar a Xabi Alonso junto a ‘Busi’, que no es tan sólido defensivamente como lo era Senna. ¿Y delante? Parece como si toda España acabara de descubrir a David Villa al mismo tiempo que empieza a desencantarse de Fernando Torres. ¡Qué diferencia entre ambos, como de la noche al día! Torres no encuentra su sitio y hasta el novato Fernando Llorente es capaz de dejarle en evidencia. Villa, en cambio, precisamente por la presencia tanto de Torres como de Llorente, privilegiados por el seleccionador en la posición de arietes, ha tenido que buscarse la vida y los caminos del gol y ¡vaya si ha sabido encontrarlos! Tiene algo que en el Barça de Pep Guardiola le convierte en fundamental: movilidad e intuición. Y algo que para un delantero es imprescindible: instinto.

Quiero ser de los primeros en felicitar a Joan Laporta por haberse anticipado a lo que ya es un éxito clamoroso del nuevo futbolista del Barça en el escaparate más visto en la tierra como es el Mundial. Y no regatearé a Txiki Begiristain la cuota que le corresponde en este acierto, porque empiezo a creer que Villa hará bueno hasta a Zlatan Ibrahimovic, que no tendrá más remedio que espabilarse y llegará descansado tras un largo verano de vacaciones.Es imposible que el sueco, inadaptado en su primera temporada y con la nostalgia de una gran parte del barcelonismo por Samuel Eto’o, no mejore rodeado de estrellas. Un Iniesta recuperado y a tope, un Xavi imperial y una delantera formada por Messi, Ibrahimovic y Villa prometen espectáculo sin límites.

Sin olvidar que nadie podrá dormirse teniendo a Pedro y Bojan pisándoles los talones. Anuncio que lo mejor está aún por llegar

Tres descartes del Madrid, Robben, Sneijder y Robinho, son tres de las estrellas más brillantes en este Mundial y el mérito de todos ellos es mayor porque no sólo salieron desacreditados y por la puerta falsa del Bernabéu sino que para justificar sus absurdos y ruinosos traspasos se les sometió a una campaña de desprestigio basada en insinuaciones extradeportivas. Al ver que el gran fichaje merengue va a ser el argentino Di María, supongo que a Robben y Robinho les habrá dado un ataque de risa y a los madridistas un ataque de mala uva.

Sin dejar un heredero de su estirpe deportiva, Joan Laporta cerró ayer una boyante etapa en la que el Barça ha alcanzado su mayor nivel deportivo. Una etapa que podría haber sido más larga sin la obstinación, que él mismo inspiró cuando estaba en la oposición, por reglamentar la vida del club a través de unos estatutos obtusos. Pero ya es estéril y no nos lleva a ninguna parte debatir si Laporta aún sería presidente de haberse podido presentar a la reelección, como lo es pretender que el socio habría elegido a Xavier Sala Martin de haber aceptado encabezar éste la candidatura oficialista, cuando si algo quedó claro y rotundo en las urnas fue el rechazo al continuismo.

Que la ansiedad por fichar como sea y a quien sea no nos lleve nunca a meter según a quien en el vestuario del Barça. Lo digo porque estoy viendo en el Mundial conductas indeseables en algunos futbolistas, empezando por el francés Anelka pero siguiendo por el holandés Robin van Persie, un grano infectado en la magnífica selección holandesa, y Cristiano Ronaldo, con su actitud desdeñosa hacia su seleccionador e insolidaria con sus compañeros. La calidad deportiva de un futbolista no debe hacernos cerrar nunca los ojos ante su falta de calidad humana.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts