Domingo, 4 diciembre, 2016

Joan Vehils La boda de Sandro Rosell
Joan Vehils La boda de Sandro Rosell

Joan Vehils La boda de Sandro Rosell

GRANADA (Octubre del 2005). A principios del mes de junio del año 2005, Sandro Rosell puso fin a su etapa como vicepresidente del Barça. Meses más tarde coincidí con él en una Supercopa ACB que se disputaba en Granada. Un grupo de empresarios, patrocinadores y periodistas fuimos invitados por la organización para presenciar este espectacular evento que cada año se celebra en una ciudad distinta. La noche anterior disfrutamos de una amena cena a los pies de la Alhambra; luego, camino del hotel, Rosell ya fue reconocido en diversas ocasiones por las calles. Pero donde descubrí el verdadero carisma que desprende Rosell fue al llegar al hotel. Al entrar, decidimos tomar una copa y nos dirigimos allí donde sonaba la música. Sin prestar mucha atención, nos plantamos en el centro de la fiesta que no era tal porque en realidad se trataba de una boda. Mi sorpresa fue cuando el novio y dos amigos suyos se dirigieron hacia nosotros. Por un momento, pensé que no les había gustado mucho nuestra presencia pero, en realidad, era todo lo contrario. El novio cogió a Rosell y se abrazó a él mientras nos invitaba al resto a tomar lo que quisiéramos. Se fotografiaron, le pidieron autógrafos, le encendieron un puro y le regalaron una aguja de corbata… ¡Ah! A todo esto, la novia y sus amigas permanecían solas, sin entender nada, en el centro de una improvisada pista de baile. Sin embargo, para el novio y sus colegas, estar con Rosell fue lo mejor de la noche. Desconozco si la pareja sigue unida pero les aseguro que nunca podría haber pensado que, en una boda en Granada, Rosell fuera más protagonista que el mismo novio. Eso es carisma, el mismo carisma que le ha permito trabajar en silencio por el futuro del Barça desde que dimitió.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts