Sábado, 10 diciembre, 2016

JM Casanovas – Rosell aprobó el último examen
JM Casanovas – Rosell aprobó el último examen

JM Casanovas – Rosell aprobó el último examen

NI VENCEDORES NI VENCIDOS. El cuarto y último debate no fue decisivo. Buen tono, buenas formas, pero poco más. Ni vencedores ni vencidos. La sangre no llegó al río. Empate técnico ya que nadie fue capaz de ganar por KO de la misma manera que nadie se quedó tocado. Se conocen tanto que ya saben del pie que cojean. Se temen tanto como se respetan. El líder en los pronósticos aguantó el tirón de los rivales. Rosell mantiene el tipo y la ventaja. Aprobó el último examen sin necesidad de sacar nota. Eran tres contra uno y salió ileso del combate verbal. No hubo golpes de efecto ni documentos comprometidos pero sí duras acusaciones. Sandro confirmó la imagen que ha dado en toda la campaña, es el candidato más creíble, con experiencia y con empaque. Da la sensación de que se lo ha trabajado más que sus rivales y no parece que las encuestas le vayan a dar la espalda a la hora de la verdad.

¿QUIEN QUEDARA SEGUNDO? De cara a las votaciones de mañana, la duda, más que quién ganará, es quién quedará segundo, tercero y último. Rosell sigue marchando primero y los rivales, al no unirse, lo tienen muy difícil por no decir imposible. En el debate de anoche Jaume Ferrer estuvo más contundente y eficaz. Defendió con fe el trabajo hecho, apostó por una continuidad mejorada e intentó llevarse los votos que arrastra Laporta. A Marc Ingla le ha costado encontrar su papel en esta campaña. Un día quiso ser Superman y otro el más simpático de la clase. Al final mostró su auténtica personalidad pero sin llegar a las expectativas levantadas. Anoche Agustín Benedito volvió a dejar claro que tiene un mensaje directo, que llega a los socios de a pie por su independencia y valentía. Fue el único que puso en una situación comprometida a Rosell cuando le acusó de haberse visto con los Boixos Nois.

DUDAS POR DESVELAR. Todo el juego está servido y las cartas quedan a la vista. Hoy es jornada de reflexión y tenemos dudas sobre si el debate de anoche sirvió para despejar el elevado tanto por ciento de votos indecisos que dicen arrojar las encuestas. Rosell seguramente no perdió ninguno, el secreto es poder vislumbrar a cuántos más convenció. Entre Ferrer e Ingla se disputan el mismo voto lo que evidentemente no les favorece. Benedito es la sorpresa de la semana ya que su tono cordial y directo ha ganado muchas voluntades y puede conseguir un resultado sorpresa aunque sin hacer saltar la banca. En definitiva, el cuarto debate, el que tenía que ser decisivo, no fue tal. Las candidatos se mantuvieron en su papel conocido, sin que nadie sacara ninguna carta ganadora.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts