Martes, 6 diciembre, 2016

Jan, ¡te echaremos de menos!
Jan, ¡te echaremos de menos!

Jan, ¡te echaremos de menos!

Cuanto más se acerca la fecha del 1 de julio, más pesar me embarga porque Joan Laporta tiene que dejar la presidencia. Agarró al Barça sumido en la miseria deportiva y económica, y lo devuelve con la cara cambiada y siendo la referencia del fútbol mundial.

En su primer partido en el palco, celebró que nos habíamos clasificado para la apasionante Copa de la UEFA; sí, esa competición mediocre que hace unas semanas ganó el Atlético de Madrid. En su último partido en la zona noble, celebró su cuarta liga en siete años, que completa, junto a las dos Champions, una Copa del Rey, un Mundial de Clubs, una Supercopa de Europa, tres Supercopas de España y un 2-6 en el Bernabeu, el mejor ciclo de la historia del club.

Y sí, guste o no guste, la mejor etapa culé en sus 110 años ha venido bajo su brillante mandato. Muchos no comparten esta opinión. Incomprensible, porque nunca antes habíamos disfrutado tanto con nuestro Barça y nunca antes nos habíamos sentido tan orgullosos de ser del Barça; somos la admiración del fútbol mundial, por nuestros títulos, por nuestro fascinante juego y porque todo ello lo conseguimos mayoritariamente con gente de la cantera. Y en baloncesto, tres cuartos de lo mismo.

Mi teoría es que los que le niegan el pan y la sal a Joan Laporta, los que lo atacan de forma feroz y lo critican obsesivamente lo hacen o bien porque son antibarcelonistas y están amargados por el cambio de rumbo que ha dado el Barça gracias a Laporta con la consecución de tantos títulos, o bien porque tienen algo personal contra él, ya sea por motivos económicos, mediáticos o sociales. Pero todos ellos comparten una cosa que no podrán superar nunca: la rabia incontenible porque no le han podido echar antes de acabar su mandato.

Joan Laporta se va cuando le toca, no cuando unos cuantos lo decidan movidos por determinados intereses. De lo tanto y tan bueno que nos ha dado el presidente saliente me quedo con dos cosas. El mencionado cambio de rumbo del equipo de futbol. Su estilo desacomplejado, de alta autoestima, de “somos el Barça”, de mirar a los rivales de arriba abajo y no de abajo arriba que ha dado como fruto ser considerados los mejores del mundo. Eso es impagable. Como también lo es, sobretodo, que ha sido el único personaje en la historia del Barça que ha tenido durante su mandato al Madrid a raya, contra las cuerdas, que lo ha arrasado literalmente, que lo ha dejado en una crisis de identidad de la que no se repone y desesperado ante la superiodad azulgrana. Nunca antes habíamos tenido esta sensación tan flagrante de que el Barça, nuestro querido Barça, en todo, está tan por encima del Madrid. El Barça después de Joan Laporta ya no volverá a ser el mismo, como el Madrid, después de Joan Laporta ya no volverá a ser el mismo. ¡Bendito presidente! ¡Jan, te echaremos de menos!

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts