Viernes, 9 diciembre, 2016

¿Robinho por Ibra?
¿Robinho por Ibra?

¿Robinho por Ibra?

Y vuelta a empezar. Pasan los meses, varían los escenarios, pero algunos protagonistas repiten culebrón. El caso Robinho vuelve a escena. El Manchester City solucionó su conflicto con el brasileño durante el mercado invernal forzando una cesión in extremis al Santos. Fue un parche provisional, una salida de emergencia con el único objetivo de ganar tiempo hasta final de temporada. Las múltiples negociaciones con diversos clubs, entre ellos el Barça, no cristalizaron, pero algunas puertas quedaron abiertas. Por ejemplo, las del club azulgrana.

Durante la pasada semana, emisarios del City estuvieron de visita en las oficinas del club. Es público y notorio que los ingleses preguntaron las condiciones para negociar el fichaje de Zlatan Ibrahimovic, pero lo que hasta la fecha se desconocía es que como moneda de cambio llegaron a poner sobre la mesa el nombre de Robinho. Una vez más, el delantero vuelve a entrar en la órbita del vestuario culé.

El planteamiento del Manchester es simple. Mancini quiere un delantero de primera línea e Ibrahimovic podría estar a tiro. El mercado de goleadores contrastados es de lo más reducido y en las últimas horas Fernando Torres se habría decantado por forzar su salida al Chelsea. Visto el panorama, el City ha recuperado la vieja idea de pactar con el Barça un segundo traspaso que le permitiría matar dos pájaros de golpe. La jugada es redonda.

La inesperada idea de los ejecutivos ingleses ha sorprendido inicialmente a los técnicos del Barça. A estas alturas de la película, nadie contemplaba un escenario en el que Ibra fuera el nueve de referencia del Manchester y Robinho tapara la vacante en la banda izquierda del ataque azulgrana. En estos momentos, la operación se encuentra en compás de espera. El Barça ha solicitado tiempo para reflexionar y escrutar un poco más las disponibilidades del mercado. El club no quiere dar un solo paso al frente hasta que el delantero sueco no confirme su voluntad de quedarse o la predisposición a entrar en operaciones del mercado. Nadie quiere dar un paso en falso que pueda enturbiar negociaciones de futuro.

En esta primera toma de contacto ni tan siquiera se habló de condiciones económicas. El City sabe que el Barça ha tasado una posible salida de Zlatan en 50 millones de euros. Habría que recordar que durante el mercado invernal, los ingleses llegaron a pedir hasta 40 millones de euros por Robinho.

Y mientras tanto, el futbolista está cedido en el Santos hasta el 4 de agosto. El jugador ha confirmado que bajo ningún concepto quiere volver al City y trabajar con Mancini de entrenador. La situación es delicada, ya que la economía del club brasileño no está en condiciones de soportar los más de 6 millones de euros de ficha que gana la estrella. Además, el jugador sólo tiene 26 años y su carrera pasa por Europa.

Tanto el club como el futbolista confían en que el Mundial sirva para que Robinho regrese al primer plano de la actualidad, se revalorice su cotización y los

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts