Miércoles, 7 diciembre, 2016

La vida en 90 minutos
La vida en 90 minutos

La vida en 90 minutos

Alguien dijo que ser bueno no siempre significa ser el mejor. Y a partir de esta premisa podríamos estar discutiendo interminables horas. Lo relevante, lo sustancial de todo este debate es la búsqueda obsesiva por ser la referencia. Es la condición innegociable para ser el Número 1. Y en ese matiz, en esa exigua distancia está la diferencia. Guardiola en 2009, Mourinho este año. Todos reclaman un equipo que marque la tendencia que dicen en Moda. La batalla por el Poder está servida y la recompensa se llama: LIDERAZGO.

Herrera, Busby, Rinus Michels, Menotti, Sacchi, Cruyff, Wenger, Benítez, Mourinho, Guardiola… todos han hecho algo grande por el fútbol, por todos nosotros. Han cambiado las reglas no escritas, han establecido el camino a seguir. Y eso sólo se consigue con éxitos. La victoria acaba dando la razón y coartada a quienes defienden una idea. Ganar es convencer, despertar la admiración. Y ahí más que en ningún otro lugar se necesita un líder.

La llegada Mourinho debería ser aplaudida por los amantes del fútbol en general y por los de nuestra prodigiosa Liga en particular por una razón sencilla: eleva este deporte a otro estadio más profundo. Si el fútbol es un ensayo de la vida, un maravilloso experimento que se alimenta de emoción y sueños, entonces todos nos jugamos algo. Así que no deberíamos subestimar las sensaciones que provoca ganar. Ganar un partido, ganar un titulo, ganar a tu eterno rival… pero sobre todo, ganar un paraíso todavía aun mayor: el respeto y el aplauso del resto.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts