Viernes, 9 diciembre, 2016

Mourinho: una mala noticia
Mourinho: una mala noticia

Mourinho: una mala noticia

“El filósofo” Valdano dejará de comandar la filosofia y el proyecto y se limitará a hacer lo único que hasta ahora ha demostrado que sabe hacer a la perfección: argumentar lo que más convenga en cada momento. En este punto hay que admitir, que esa faceta la domina a la perfección. Luego, hechos, las realidades, son otra cuestión.

Florentino Pérez está dispuesto a jugar la carta resultadista de Mourinho con todas las consecuencias. El espectáculo está muy bien, pero queda claro que la urgencia de Florentino ahora mismo son los resultados por encima de todo. El Madrid va a fichar y cubrir las evidentes lagunas que tiene el equipo y paralelamente redefinirá con este hombre una filosofia, un estilo y una autoridad que con el Oporto, Chelsea e Inter –tres equipos ganadores- le han proporcionado excelentes resultados.

El fichaje de Mourinho, sin duda, es una mala noticia para el barcelonismo. Tan mala como lo fue para el Real Madrid el cese de Rijkaard y la contratación de Pep Guardiola. Porque, detalles de formas al margen, no cabe duda de que objetivamente Jose Mourinho es un ganador nato e intentar desmerecerlo ahora, porque se viste blanco, no deja de resultar poco objetivo y denota cierto complejo. Yo no olvido que hasta hace bien poco las encuestas de preferencia de la afición barcelonista eran en un 75% favorables al técnico portugués, por lo tanto mi reconocimiento como entrenador hacia él no admite dudas y por este motivo tendrá más mérito para el Barça de Pep ganarle a su Real Madrid, porque, con todos los respetos, estoy convencido de que eso es lo que volverá s suceder. Yo no cambiaría a Pep por el portugués.

Mourinho es muy bueno. No sé si es mejor que Guardiola. Lo que sí tengo claro es que Pep es el mejor entrenador que puede tener el Barça. Además, cuenta con la ventaja de tener implantada en el equipo una filosofía de juego que es la admiración mundial

Pero lo cortés no quita lo valiente. Y para los que vivimos el
fútbol en el día a día de forma apasionada, la tensión que se producirá la presencia de Mourinho en el Bernabéu nos ofrecerá constantes temas de discusión futbolística ¬siempre civilizada-. Por lo menos este es mi ferviente deseo.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts