Domingo, 4 diciembre, 2016

“La organización debe estar supeditada al entrenador”
“La organización debe estar supeditada al entrenador”

“La organización debe estar supeditada al entrenador”

Llegó a decir que no conocía la filosofía del Real Madrid. ¿Intentó desviar la atención o ciertamente la tiene que descubrir?

Todos me quieren hacer preguntas ahora. El día de la presentación habrá muchas en la conferencia de prensa. Pero, en realidad, el que quiere hacer preguntas soy yo. ¡Tengo tantas preguntas que necesitan respuesta! Como líder del grupo, como entrenador, a la hora de tomar una decisión, soy muy autócrata. Pero soy muy democrático con todo aquello que me ayuda a tomar una decisión.
¿En qué parcelas le gusta consultar más con los profesionales del club?

Tengo mis ideas de cómo debe funcionar el departamento médico, por ejemplo, y es muy difícil que me las cambien. Pero quiero ver cómo se hace en el Madrid, quiero hablarlo, descubrir su filosofía de trabajo, de club. Eso es lo primero que voy a hacer: hablar con las personas, conversar con Valdano, con Pardeza, con Chendo. Pero que quede claro: un club debe vivir alrededor y a partir de las ideas del entrenador. La organización está supeditada a las ideas del entrenador. Pero antes de exponerlas, quiero escuchar, preguntar.
¿Habrá muchos cambios en el organigrama?

Hay gente que cree que soy un dictador al que no le gusta trabajar con un director deportivo, pero es todo lo contrario. Me gusta trabajar en grupo, responsabilizar a las personas, soy muy leal con los que trabajan conmigo y si desean hacerlo crecemos los dos y acabamos queriéndonos mucho.
Los jugadores también parecen enamorados del método Mourinho.

Les prometo desde el primer día que voy a sacarles lo mejor de lo que tienen, que les voy a cuidar. Que son el activo principal. Miren, estuve en Valdebebas y nos organizaron una visita guiada. Y la zona VIP de público es espectacular, unas paredes de madera, unos sillones… Pues esa será a partir de ahora la zona de los futbolistas, no de los VIP. O construimos una igual, tanto da. Los VIP de los clubes son los jugadores, que se tienen que sentir como en casa. Si se tienen que quedar a comer o a dormir la siesta deben estar como en casa.
No se va a quedar una esquina del club sin ser explorada por usted, sin un análisis con nuevos ojos…

Quiero entrar tranquilo al club, ser observador, hacer preguntas y poco a poco dar soluciones. Después de la presentación mi idea es empezar a trabajar en Madrid una semana para poner las cosas en marcha y luego me marcharé de vacaciones con mi familia. Estoy cansado, pero con muchas ganas de empezar en el Madrid.
Está usted hablando no sólo como entrenador, sino también como mánager del club, una figura más habitual en el fútbol inglés.

Sí, pero cabe también un director deportivo. Lo tenía en el Inter, Marco Branca, por ejemplo. Es fundamental tener un buen director deportivo, un buen director ejecutivo, un buen secretario técnico. No quiero ser un mánager que lo haga todo. El primer equipo es un área de responsabilidad del entrenador. Nadie se meterá con las veces que tengo que entrenar o cuándo o cómo. Nadie me podrá decir si tengo que jugar un 4-4-2 o un 4-3-3. Nadie podrá entrar en el vestuario para decir nada al descanso. Son cosas de mi responsabilidad. Pero no me puedo creer que en un club de grandes dimensiones haya dudas sobre el trabajo de esos otros cargos. No compro un jugador yo solo, quiero preguntar al director deportivo, que tenga opinión. Quiero trabajar en grupo. Si un jugador me gusta, pero al secretario técnico no, quiero que me lo diga. Me gusta entrar en esa dinámica.
Su idea de club, pues, parte del entrenador hacia arriba, a diferencia por ejemplo del Barcelona, que todo surge de su filosofía y de su estilo.

Eso es. Yo marco el concepto de fútbol del primer equipo. Es muy fácil: el club puede decidir qué hacer en estos próximos cuatro años, qué dirección tomar, cuáles son las prioridades. Tiene la opción de pedirme que ganemos la Liga, la Copa del Rey ya mismo, la Champions. Puede exigir objetivos a corto plazo. O a largo plazo: si al mismo tiempo quiere que le prepare una estructura que sirva tras mi marcha, eso también lo puedo hacer.
En el Chelsea y el Inter ganó títulos en su primer año. ¿Cree que eso es clave para su fichaje por el Madrid?

Quizá me han fichado porque saben que conmigo se pueden exigir objetivos a corto plazo pero que también soy capaz de dejar las bases de futuro. Está claro que yo trabajo para mí, pero también para los clubes. En el Chelsea continúan todavía jefes de ojeadores, preparadores físicos que dejé yo. Lo mismo en el Inter. Quiero dejar una marca en este club. Con títulos, pero también a otro nivel.
Cuando se habla de su estilo se recuerdan los dos últimos partidos del Inter en la Copa de Europa: la vuelta del Camp Nou y la final de la Champions. ¿Es ese el estilo Mourinho? ¿Está preparado para ese debate?

Siempre hay debate, es parte importante del fútbol. En Italia utilicé un vocablo fuerte que explica lo que más me molesta de los debates: prostitución intelectual. Me refiero a los que escriben con prejuicios, con intenciones ocultas, con otros objetivos al margen de explicar lo que ven. Huyo de esos que cometen esa prostitución. En Barcelona no jugamos con un autobús ¡sino con un Airbus! Pero si no se explica el porqué (la lesión de Pandev, la expulsión de Motta y que llevábamos un 3-1 de la ida) es por pura prostitución intelectual.
¿Y cómo se explica su planteamiento en la final del Bernabéu?

La final, como todas las finales, había que ganarla, no jugarla. Mi equipo buscó las debilidades del rival e intentó compensar lo mejor del contrario. El Bayern es más rápido que el Inter. Y el Inter, si hubiera querido el balón, lo hubiera perdido. Si soy más lento y pierdo el balón, pierdo el partido. Decidí no tener el balón, ser compacto defensivamente y que fuera el Bayern el que perdiera el balón. Estudiamos cinco movimientos para cuando recuperábamos la posesión, así salió el segundo gol por ejemplo. Estaba trabajado.
Van Gaal y Guardiola no pudieron abrir esa estructura defensiva. ¿Podría José Mourinho batir al Inter de Jose Mourinho en esos dos partidos?

Sería capaz de batir a ese Inter, incluso tan cerrados atrás, porque conozco sus limitaciones. La mayor cualidad de un equipo es conocer nuestras propias limitaciones y virtudes. El Inter tiene varias debilidades, tanto a nivel individual como colectivo. El truco es esconder los problemas y creo que esta temporada eso lo hemos hecho muy bien. El Inter sufría un bloqueo mental porque no pasábamos de los octavos, pero al superar al Chelsea nos creímos capaces de batir a cualquiera. Hay que saber aprovechar esa fuerza mental para llegar lejos.
La experiencia y la confianza del Bayern no le sirvieron a Van Gaal para ganar la final.

Lo hablé con él. Van Gaal creía que me conocía, pero en realidad conocía a un asistente que tuvo hace años, no al Mourinho entrenador. Pero yo sí sabía cómo pensaba él. Le pondré un ejemplo: en la final tenía claro que iba a dejar espacio a Lucio para que subiera al ataque porque no es bueno técnicamente, pero cuando cruzara el centro del campo iba a ser asaltado por tres tíos. Me reuní con Lucio antes de jugar la final y le dije: “Tú no puedes subir”. Se incorporó arriba sólo una vez cuando ya íbamos 2-0 pero le recordé nuestro acuerdo.
Con usted, el Chelsea jugaba de una manera. Luego se marchó a entrenar al Inter y allí mostró otro estilo de fútbol totalmente distinto. ¿Qué hay que esperar de su nuevo Madrid?

Hay que saber lo que tienes y aplicarlo de la mejor manera para hacer daño. Si tenemos a un Cech que lanza balones largos con precisión y a un Drogba que sabe mantener el balón y ganar las pelotas por arriba, ¿por qué no usar el juego directo? ¿por qué construir desde atrás? Pero si tienes a un Milito que eso no lo hace tan bien, aunque ganó una en la final, el juego debe ser diferente. El Madrid tiene a Cristiano Ronaldo, a Kaká, que en el uno contra uno son buenísimos. Pues hay que buscar un juego que les permita hacer unos contra unos. Los principios del juego dependen de los futbolistas que tienes.
¿Cómo se encuentra en estos momentos la negociación para rescindir su contrato con el Inter?

A lo largo de estas últimas horas la situación es la normal para que acabemos llegando a un entendimiento. Quiero que las personas perciban que finalizó un ciclo, quiero que perciban que lo que deseo es marcharme al Real Madrid y creo que ya se han dado cuenta de ello.
¿El Inter está intentando que siga o ya le ha dado por perdido?

Yo ya formo parte de la historia del Inter y el Inter forma parte de mi historia. Ellos saben cómo soy y saben que un nuevo contrato o ganar más dinero no me iba a hacer cambiar de opinión. Saben que no vale la pena luchar por mí.
¿Entonces, al igual que dijo Florentino Pérez en el Bernabéu el martes, usted tiene totalmente claro que va a ser el próximo entrenador del Real Madrid?

Yo no quiero salir mal del Inter, quiero salir bien, pero también tengo la seguridad absoluta de que voy a entrenar al Real Madrid por las buenas o por las malas.
¿Es verdad que le gustaría tener a un ex futbolista del Madrid dentro de su equipo de asistentes?

Así es. Siempre fue así en mis otros equipos. Hace falta. Vengo con mis tres asistentes, compañeros de viaje, pero necesito más gente, claro. Me gustaría alguien como Steve Clarke en el Chelsea, que conoce el club, el campeonato doméstico, los jugadores a los que nos enfrentamos Steve me comentó justo antes del tercer partido de la temporada: “Cuidado, que si el Southampton va perdiendo igual saca a un larguirucho que no hemos tenido tiempo de analizar”. Se trataba de un joven Peter Crouch…
Eso quiere decir que cuenta con la gente que trabaja actualmente en el club.

No quiero echar a nadie que lleva tiempo en la casa si es útil para el objetivo que persigue el grupo, si está dispuesto a darlo todo por mí y por el club. Por mucho que yo trabaje y que le ponga horas para ponerme al día, hay cosas que las sabe mejor el que conoce desde hace tiempo todo esto.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts