Martes, 6 diciembre, 2016

¿No eran los mejores?
¿No eran los mejores?

¿No eran los mejores?

No me gusta en demasía hablar del eterno rival, pero como estamos en un país en donde el deporte nacional es meter las narices en casa ajena, ¡ pués vamos allá! Cuando finaliza la temporada es cuando hay que hacer balance y ahora “sí toca”. Nos han hastiado hasta la saciedad durante toda la temporada menospreciando la inversión del Real Madrid para la temporada ya finiquitada.

Algunos sectores del entorno barcelonista se han pasado todo el año hablando más de lo que se ha gastado el club de fútbol más laureado de la historia que en analizar el juego del conjunto azulgrana, y más aún de sus propios refuerzos. Véase por ejemplo el rendimiento de los Ibrahimovic (que vino para contrarrestar el fichaje de Cristiano, y así les ha ido) Chigrinsky, Maxwell… En total más de 100 millones de euros. Ahora ya han fichado a Villa, enhorabuena, es un buen refuerzo, pero me surge alguna duda ¿En qué quedamos? ¿Con la cantera es suficiente, porque se apuesta por ella, o bien son necesarios grandes nombres ya contrastados, para hacer y mantener a un equipo campeón? Es decir la frase tan repudiada y criticada desde Can Barça, de tener a Zidanes y Pavones. Un poquito de coherencia a buena parte del barcelonismo no les iría nada mal.

El Real Madrid tiene claro su estilo con el actual presidente. Hay que potenciar la cantera, pero también fichar a los mejores jugadores de España y del mundo. Y eso necesita tiempo para que exista un buen engranaje. De ahí mi disgusto con que no siga Manuel Pellegrini, no íbamos por mal camino, pero bueno, esto es fútbol y tampoco hay que rasgarse las vestiduras. A Rey muerto Rey puesto.

Si por algo no se caracterizan ninguno de los grandes clubs de nuestra liga es por la paciencia y a los hechos me remito. No ganar ningún título al final sí se ha podido interpretar como fracaso, para qué nos vamos a engañar, aunque la autocrítica y rectificación son virtudes y no defectos. En el bando culé, perder la Copa de Su Majestad el Rey contra el todopoderoso Sevilla y, sobre todo, no teñir las calles de la capital del Reino con los colores azulgrana, y disfrazar a la Cibeles con colores suizos como pretendían algunos, no se ha digerido bien. Como consecuencia su primera forma de celebrarlo ha sido fichando a Villa a los dos días de ganar la Liga, y ponerle el cartelito de “ transferible a Ibrahimovic”, hasta el punto, según las “malas lenguas”, de ¡ofrecérselo al Real Madrid ¡ ¡ Vaya morro! ¿Para que sea el segundo sustituto de Cristiano? No gracias, quédenselo, ¿O es que el sueco hace un año era el mejor y ahora ya no lo es? Pues eso, a ese señor se lo comen con patatas y que acabe contrato a ver si se vuelve bueno, porque hasta el rabo todo es toro.

Pedro Sánchez es pesidente de la Peña Madridista La Quinta del Buitre de Terrassa y Pedagogo.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts