Sábado, 10 diciembre, 2016

Emilio Pérez de Rozas – Si yo fuera candidato
Emilio Pérez de Rozas – Si yo fuera candidato

Emilio Pérez de Rozas – Si yo fuera candidato

Yo no sé cómo se ganan unas elecciones. Si lo supiese, me forraría. Bueno, los hay que se forran por dar consejos y no ganan nunca. No hay nada más contradictorio que un puñado de candidatos pagando, a precio de Bill Gates, directores de comunicación (Dircom, les llaman), para una empresa, el Barça, que mueve 500 millones de euros y jamás ha tenido director de comunicación, entre otras razones porque nadie, ni Joan Laporta, ni Joan Oliver, ni siquiera Pep Guardiola, que tiene el honor de no conceder entrevistas, le harían caso. Pero si yo fuese uno de ellos le daría vueltas a varias ideas que, si no las han pensado, se las ofrezco gratis porque, de momento, me gano la vida de otra manera. Por ejemplo, si yo fuese el Dircom de Jaume Ferrer, Marc Ingla y Sandro Rosell pensaría en proponer directores/as generales de la honradez y eficacia de Anna Xicoy, que se fue antes de firmar el polémico contrato con Uzbekistán. Xicoy desapareció y nunca contó nada. Xicoy jamás hubiese ordenado y pagado el espionaje que sí financió Oliver y que ni siquiera le ha costado una amonestación por parte de Joan Laporta, tal vez porque ha terminado siendo muy útil para la causa del laportismo, de la continuidad, esa bandera que nadie quiere enarbolar. Si yo fuese Dircom de los favoritos propondría que los jugadores se involucren, de verdad, con UNICEF, algo de lo que todos los barcelonistas se sienten orgullosísimos y de lo que no oigo hablar demasiado. También podrían ayudar a la Asociación de Veteranos entregando el 1% de su ficha, una miseria para ellos y, sin embargo, una fortuna para crear un fondo de pensiones para los más necesitados.

Sería hermoso que esa plantilla tan modélica en muchas cosas fuese la primera en crear su propia manera de proteger a los suyos, sabedores todos ellos de que no todo el mundo tiene tanta suerte como ellos. Puede que muchas de esas propuestas no den votos, obsesionados como están todos en que el Barça fiche a Cesc Fàbregas, tal vez menos necesario que un coherente director/a general. Puede, insisto, que esos detalles no den votos pero servirían para demostrar que el candidato que los defiende es algo más que un candidato al uso. Pero aquí sólo estamos pendientes de presentar al siguiente fichaje. Lo del director/a general nos parece una minucia. Y eso que administra 500 millones de euros, 83.000 millones de pesetas. Son estas unas elecciones que empiezan, a priori, muy desequilibradas y que, probablemente, se moverán entre los reproches, las críticas, los mensajes poco transparentes y, sobre todo, las ideas más vistosas, llamativas y populares que otra cosa, esas que llaman la atención, atraen, gustan y, aunque luego se conviertan en papel quemado, ya han logrado su objetivo, sumar votos.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts