Sábado, 3 diciembre, 2016

Miguel Rico – Pedro también es único
Miguel Rico – Pedro también es único

Miguel Rico – Pedro también es único

Messi ganó la temporada pasada el ‘Balón de Oro’, el ‘FIFA World Player’ y otros veintitantos premios individuales que, sin duda alguna, merecía y que, en el nuevo ejercicio, está en condiciones de revalidar. Leo no sólo sigue siendo el mejor de los mejores, sino que va a completar su currículum particular con la ‘Bota de Oro’, el único gran galardón que le faltaba.

Desde luego, no hay otro como él. Es único. Un talento extraordinario que hace cosas extraordinarias. De Messi se puede esperar todo porque, se le nota, se le ve, que es capaz de hacerlo todo. Como lo que está haciendo este año. Ha marcado, sin ser el delantero centro, más goles (31) que Romario y que Eto’o y está a punto de llegar a los 34 que metió Ronaldo en su estelar temporada azulgrana.

Imponente. El impacto de Messi es de tal calibre que, con el paso del tiempo, será imposible hablar del mejor Barça de todos los tiempos sin citar al astro argentino pero, para ser justos, casi al mismo tiempo, habrá que citar con los máximos honores a otro jugador, Pedro Rodríguez Ledesma. Un chico normal que hace cosas extraordinarias. Un futbolista que, en cada partido, encuentra la manera de hacer más de lo que cualquiera puede esperar de él.

Incontestable. Defiende y ataca, con la misma intensidad y eficacia,.. en la misma jugada. El martes, por ejemplo, evitó el 2-2 del Tenerife y, apenas veinte segundos después, estaba en la otra área marcando el 3-1. Pedro (10 tantos en Liga y 21 en total) remata y marca con las dos piernas… y también mete goles de cabeza.

Multiplicándose físicamente y aplicándose tácticamente como nadie, el joven canario aparece en todos los partidos importantes porque, para él, todos son importantes. Y lo hace tan extraordinariamente bien que, a su modo, y comprobable matemáticamente, Pedro ha demostrado que él también es único.

Así es. Sólo él, ni Messi ni nadie, ha sido capaz de marcar en las seis competiciones que, de carrerilla, ha ganado el Barça. Un éxito que será todo lo que ustedes quieran menos una casualidad. Más bien, es el premio a un futbolista que, hace poco más de un año, no era nadie pero que hoy es impagable. Pedro, aunque no es Messi, es tan bueno que no tiene precio.

Porque, vamos a ver, ¿cuánto costaría hoy encontrar, en el mercado, a un futbolista de equipo haga tantas cosas bien como las que hace Pedro? Es más, ¿hay alguno que haga tanto?

Aquí, desde luego, ninguno. No es extraño que, dada su ya incuestionable versatilidad, Del Bosque esté buscando el modo de llevárselo al Mundial de Sudáfrica. Un reconocimiento que merece tanto como los elogios que le hemos escatimado para entregárselos a los mediáticos del equipo.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts