Domingo, 4 diciembre, 2016

Cristiano, tableta de salvación
Cristiano, tableta de salvación

Cristiano, tableta de salvación

El hambre de Cristiano volvió a salvar al Madrid. Pocas veces se ha visto a un equipo depender tanto de un jugador. Y esto es bueno, muy bueno, por lo que a él se refiere. Pero malo, muy malo, por lo que dice del resto del equipo, que simplemente no está a la altura del luso. Y como esto es un deporte colectivo, el Madrid tiene un problema.

Porque Messi también salva muchas veces al Barça, pero los culés tienen más recursos: un día Pedrito, otro Alves, o Bojan, o hasta Ibra… En el Madrid es Cristiano o la nada. Así que ya puede ir espabilando Florentino para que el chico no se acabe aburriendo y coja la puerta, como hizo Zidane en su día.

Pocas veces se ha visto a un equipo depender tanto de un jugador, lo que habla muy bien de él, pero no tan bien del resto

Cierto es que Iker Casillas le echó esta vez un cable. O varios. El meta recuperó unos reflejos que parecían algo abotargados en varios mano a mano ante Aduriz. Fue un buen día del portero, pero afeado por una indumentaria impropia de un futbolista de alto nivel.

Sí, ya sabemos que hay muchas limitaciones en la vestimenta de un portero, pero… ¿Camiseta naranja con rayas negras, pantalones blancos -como los de sus compañeros de campo- y medias amarillas? Casillas no es de Adidas, cierto, pero a la firma que equipa al Madrid no debería de costarle mucho confeccionarle un uniforme decente al chico.

Ronaldo y Casillas fueron el principio y el fin del Madrid en Mallorca. ¿Les suena? Sí, como en los tiempos de Ronaldo, del otro Ronaldo, el ‘Gordito’. Creo recordar que alguna de esas dejaron también en Mallorca. Iker lo para todo, el crack de arriba lo mete todo. Y eso fue todo, porque del resto del equipo, qué quieren que les diga, ya cansa repetirlo: no juega a nada, no hay centro del campo, no hay bandas, cada vez defiende peor… En fin.

Pero bueno, el Madrid ganó, se acabó hasta gustando, y la Liga sigue viva, al menos, hasta el sábado. Unos días más de vida antes de llevarle las notas a papá.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts