Domingo, 4 diciembre, 2016

Miguel Rico-Del Hesperia al Inter… 22 años, 28 títulos
Miguel Rico-Del Hesperia al Inter… 22 años, 28 títulos

Miguel Rico-Del Hesperia al Inter… 22 años, 28 títulos

La noche del 28 de abril de 1988, si hubieran podido, muchísimos aficionados del Barça habrían salido a la calle para ajustar cuentas con sus jugadores. Acababan de enterarse que la plantilla del primer equipo, en un comunicado leído por José Ramón Alexanco, acababa de pedir la dimisión de Josep Lluís Núñez. Todo el equipo, a excepción de López López (enfermo), Lineker (en Hungría con Inglaterra) y Schuster (insolidario) había firmado el documento.

El conflicto, conocido como el ‘Motín del Hesperia’ y surgido de la diferente interpretación sobre quién debía pagar los impuestos generados por los derechos de imagen de los futbolistas, se interpretó, mayoritariamente, como un ataque, no al presidente, sino al club y la palabra mercenario acompañaba, errónea pero masivamente, a cada uno de los miembros de la plantilla.

El presidente Núñez, que ya tenía fichado a Johan Cruyff, en perjuicio de Luis Aragonés y con vistas a las inminentes elecciones, reaccionó de manera radical. El Barça dio la baja a 13 futbolistas, compró a otros once y Cruyff subió del filial a Luis Milla y Guillermo Amor. Era la semilla del ‘Dream Team’. Desde aquel 28 de abril del 88, al 28 de abril de 2010, el Barça ha ganado 28 títulos. A saber: 1 Mundial de Clubs, 3 Copas de Europa, 2 Recopas, 3 Supercopas Europa, 9 Ligas, 3 Copas de Rey y 7 Supercopas de España.

Ayer, 22 años después de aquel episodio insólito, la afición estaba con el equipo como jamás había estado. Tan entregada en cuerpo y alma que era como si los pájaros dispararan a las escopetas. Y es que los futbolistas del Barça, desde el hotel de concentración al estadio, alucinaron tanto con sus incondicionales, que hicieron mas fotos a su gente, que los barcelonistas a ellos.

Claro que, para completar la fiesta, faltaba un detalle. ‘Sólo’ quedaba eliminar al Inter y, así, además de agradecerles la entrega de la mejor manera posible, el Barça podría recompensarles su apoyo absoluto llevando a toda esa gente a la finalísima del Bernabéu.

No se pudo. No pudieron. Anoche vimos la mejor versión de la afición, pero no la del equipo y será el Inter de Eto’o – tercera final en cuatro años – y no el Barça de Ibrahimovic – ayer nulo – quien le dispute a Van Gaal la Champions League. El madridismo, por fin, respira tranquilo mientras el Barça, de inmediato, tendrá que despertar de esta pesadilla para poder ganar la Liga.

Y en ese ineludible empeño final habrá que ver cuál es el papel de Ibrahimovic. Antes de jugar contra el Inter, Cruyff – el hombre con el que se inició esta era de los 28 títulos – le señaló abiertamente (“buena técnica para un mal jugador, mala técnica para un buen jugador”). Y por si eso fuera poco, Guardiola le sentó a la hora de partido y prefirió jugarse el destino con Bojan. Ojo.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts