Domingo, 11 diciembre, 2016

¿Y qué hago ahora con las entradas?
¿Y qué hago ahora con las entradas?

¿Y qué hago ahora con las entradas?

Hace dos semanas que recibo llamadas, sms y correos electrónicos procedentes de Cataluña. Todos con el mismo discurso: una entradita para la final del Bernabéu. Uno siempre intenta quedar bien con los amigos, así que ahora me encuentro con un puñado de entradas y no sé qué hacer con ellas. Les pido a todos que vuelvan a ponerse de nuevo en contacto conmigo y que me digan qué quieren que haga. Que me llame Carme Barceló, por ejemplo, a la que ya le había conseguido todas las que me pedía. Es un problema, de verdad, porque no sé si mis amigos barcelonistas vendrán ahora a tomar La Cibeles como tenían pensado. Lo tenían tan claro que yo creo que su convicción iba más allá de la identidad de los dos finalistas. Bueno, ya me dirán.

El Barça no estará en la final del Bernabéu sencillamente porque el Inter fue mejor. En Milán y en Barcelona. Lo mismo sucedió el pasado año. El Chelsea fue mejor que el Barcelona a lo largo de toda la eliminatoria, pero entonces surgió el gran Iniesta. Esta vez Iniesta no estaba y ha pasado lo que ha pasado.

Yo creo que el ambiente ha podido con el Barcelona. Ellos mismos se han generado un exceso de presión y no han podido con ella. Vi a los jugadores de Guardiola tensionados, agarrotados, sin ideas. Ya se habían lanzado las campanas al vuelo y los propios jugadores, al ver que no podían cumplir con las expectativas, se fueron hundiendo a medida que pasaban los minutos y veían que no eran capaces de desbordar la tela de araña que les puso enfrente Mourinho.

Mourinho mostró un mejor planteamiento y tácticamente le ha dado un repaso a Guardiola. Jugando durante 70 minutos con un hombre menos, supo cómo anular al Barcelona, hasta el punto de que las ocasiones del equipo barcelonista se pueden contar con los dedos de una mano, y sobran dedos.

El portugués ha demostrado que hay otro fútbol, otros caminos que conducen a la victoria. Pueden ser menos vistosos, pero tan o más ganadores. Y, a fin de cuentas, la historia sólo habla de victorias y no se acuerda de los derrotados. Viendo los cambios que hizo Guardiola me reafirmo en que el Barça puede tener mejor equipo del Madrid, pero no tiene plantilla, fondo de armario. Si la solución del Barça para enderezar un partido que se complica es Jeffren, Bojan y Maxwell es que algo se ha hecho mal en el Camp Nou durante el verano. Les ha fallado la planificación.

En fin, amigos culés. Que no cunda el pánico. Ya sabéis, “l´any que ve sí”. Y cuidadín con la Liga.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts