Miércoles, 7 diciembre, 2016

16.544 socios pasan del Barça
16.544 socios pasan del Barça

16.544 socios pasan del Barça

82.456 espectadores se dieron cita en el Camp Nou para presenciar en directo el Barça-Xerez. Para muchos, una gran entrada. Para mí, pobre. Tan pobre que me obliga a pensar mal. El Barça tiene más de 170.000 socios. De ellos, aproximadamente 90.000 no tienen asiento en el campo. Por primera vez en toda la temporada se presenta la oportunidad de ir a ver al Barça en horario familiar, a las seis de la tarde, y resulta que el equipo de las 6 copas es incapaz de llenar el estadio. Algo huele a podrido en el asunto de las entradas. Lo miren como lo miren, 16.544 socios culés con derecho a asiento se abstuvieron ante el Xerez. Demasiados son.

Algún día alguien nos explicará por qué es tan dificil llenar el Camp Nou cuando, atendiendo al número de asociados, lo razonable sería que siempre estuviera lleno gracias al invento del Seient Lliure, invento de Núñez por cierto. Es obvio que algo se está haciendo mal y es evidente que el director general, tan atareado viajando a lo largo y ancho de este mundo, como el Capitán Tan, no sabe o no contesta sobre un tema que empieza a ser preocupante. Lamentablemente ya no le queda tiempo para aprender a hacer funcionar el Seient Lliure porque, gane quien gane las elecciones, nadie le quiere a su lado.

Al equipo se le vio muy justo de gasolina ante el Xerez. Empieza a ser peligroso el protagonismo que está acaparando Valdés. Mala señal. Y muy revelador que Guardiola se vea obligado a echar mano de Messi y Piqué para afrontar toda la segunda parte. Quería darles descanso, pero no pudo. Se aprecia una dependencia peligrosa hacia ellos. El 3-1, otro 3-1 -también el Inter ganó ayer por 3-1-, fue engañoso porque el Xerez, especialmente motivado, dio más guerra de la prevista.

Asunto resuelto, sin embargo. Un partido menos y el Barça sigue líder. El 3-1 le metió mucha presión a un Madrid que sufrió hasta el final para ganar en La Romareda, un escenario en donde el Barça se paseó. Lo que queda de campeonato será de infarto. Es cierto que el Barça no puede fallar. Pero el Madrid tampoco, y aún así, sin fallar, necesita que sus oraciones sean atendidas por la virgen y el Barça deje de ganar algo.

Ahora toca desconectar de las obligaciones domésticas, conectar con Europa y poner la sintonía de la Champions. Un lujo sólo al alcance de cuatro equipos europeos a día de hoy. El miércoles el Camp Nou vivirá una fiesta pensando en el Bernabéu y el Inter ya está esperando el repaso que le corresponde. El Barça no puede defraudar porque al barcelonismo no le importaría perder la Liga si cae la cuarta en el Bernabéu. Ese es el tema prioritario.

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts