Lunes, 5 diciembre, 2016

¡Remontaremos!
¡Remontaremos!

¡Remontaremos!

No hizo falta ni reunir a los jugadores tras el partido disputado en San Siro para dar las instrucciones. la conjura salió espontáneamente. Si por ellos hubiera sido, el partido de vuelta se hubiera jugado hoy. Las ganas que tienen los jugadores del Barcelona de volver a enfrentarse al Inter de Milán sólo es comparable al convencimiento de todos y cada uno de los miembros de la plantilla de que esta eliminatoria se va a remontar sí o sí. Están convencidos.

Los jugadores se basan en diversas cuestiones para lograr sacar adelante el partido de vuelta. La primera es que la calidad de ambos equipos no se corresponde al resultado que se vio en San Siro y la segunda es que va a ser complicadísimo que se vuelva a repetir en el Camp Nou un arbitraje tan nefasto como el que se vivió en el estadio italiano.

El arbitraje no se pone como excusa de la derrota, porque como dijo en su día Daniel Alves, quejarse de las actuaciones arbitrales es cosa de mediocres, pero sí que solicitan que el próximo colegiado no quite ni de nada a ninguno de los dos equipos. De haber podido tener un arbitraje de estas características en el partido de ida, el paisaje se aparecería mucho más despejado en el horizonte del equipo barcelonista.

También confían los jugadores barcelonistas en que la fuerza del Camp Nou se imponga. La plantilla blaugrana viene de vivir la experiencia de San Siro, donde el estadio, lleno a rebosar, ayudó a su equipo en los peores momentos y, por encima de todo, recuerdan el papel fundamental que jugaron las gradas del estadio de Cornellà en el pasado derby.

El Camp Nou debe se ser una olla a presión el próximo miércoles y los futbolistas saben que no les van a fallar.

De hecho, la leyenda del Camp Nou mudo, hace tiempo que ha quedado obsoleta en las noches europeas.

A todos esos datos que son ciertamente subjetivos, se puede añadir un dato realmente objetivable. Desde que Guardiola dirige al equipo barcelonista, el Camp Nou se ha convertido en una especie de fortín europeo. Tanto, que de todos los partidos europeos disputados bajo la dirección del técnico catalán, tan sólo uno no acabó con un resultado que el próximo miércoles catapultaría al FC Barcelona a la final del Santiago Bernabéu.

Este año se han superado dos enfrentamientos contra el Stuttgart y el Arsenal con goleadas, y la pasada temporada, y en las mismas rondas clasificatorias, fueron goleados en el Camp Nou el Olympique de Lyón y el Bayern de Munich.

Con todos estos partidos mencionados, los resultados conseguidos por los azulgranas serían suficientes para superar la semifinal ante el once de José Mourinho. En los octavos de final de la presente edición, el espectacular 4-0 contra los alemanes de Christian Gross hizo que el Barça eliminase al Stuttgart, con los goles de Messi (2 ), Pedro y Bojan. En la siguiente ronda, otra goleada a los

COMENTA CON FACEBOOK



Related posts